Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 28
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El caso Pujol

     

     

    Hace unos días veíamos como la policía francesa se llevaba detenido al ex presidente francés Nicolas Sarkozy  por un presunto delito de financiación ilegal de su partido durante la campaña electoral de 2007.

    No es necesario que les recuerde que en Francia no existe la figura del aforamiento, salvo para los miembros del gobierno, 21 en total, y el presidente de la república, pero en España hay más de 17.000 personas que tienen privilegios judiciales entre senadores, diputados y miembros de la judicatura.

    Me llama la atención como el señor Pujol, que permanece refugiado en su lujosa villa de la Cerdanya francesa todavía siga sin dar explicaciones ni ante la justicia ni ante el parlamento catalán, por un presunto fraude fiscal de varios cientos de millones de euros. Como si no tuviera ninguna responsabilidad en el asunto.

    ¿por qué no actúa la fiscalía anticorrupción? La misma fiscalía que siendo fiscal Jiménez Villarejo pidió para él y otros 18 consejeros de Banca Catalana, el procesamiento por varios delitos. La Audiencia de Barcelona sobreseyó el caso.

    ¿Se ha acogido Pujol a la amnistía fiscal del gobierno?. ¿Lo aclarara Montoro en su próxima comparecencia en el Congreso de los Diputados?. ¿Alegara motivos de privacidad para no hacerlo?

    Luego nos vienen con el cuento de que la justicia es igual para todos. No sé lo que nos hubiera pasado a usted o a mí, si Hacienda nos hace una inspección y observa alguna irregularidad contable. Seguramente estaríamos en la cárcel por delito fiscal. O en el mejor de los casos tendríamos que hacer frente a una buena sanción económica.

    Es insultante para el común de los mortales ver a los periodistas, como persiguen micrófono en mano al molt honorable para ver si le arrancan alguna palabra, mientras  impertérrito y cabizbajo rehúye hacer cualquier tipo de declaración y medita si ir o no al parlamento, ni siquiera cuando pesa sobre él y su familia un delito por presunto fraude fiscal, tras treinta cuatro años de cobrar comisiones y no declarar al fisco el dinero que tenía refugiado en Suiza y Andorra.

     

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook