Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 29
    Mayo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nacional Valencia

    El conflicto catalán, sin vías de solución

    Las posibles vías de negociación o de acuerdo para resolver el conflicto catalán que se habían abierto mínimamente cuando la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría fue designada por Rajoy para tratar de acercar posiciones con el gobierno de la Generalitat  y donde había concesiones importantes en materia económica y de financiación para Cataluña se han enquistado de tal forma, que ya no hay vuelta atrás  y el choque de trenes es más que evidente.

    El president Carles Puigdemont se ha negado a comparecer  en el Congreso de los Diputados, que es donde debería haber ido desde el primero momento  a explicar y defender su propuesta de independencia, como hizo el ex lehendakari  Ibarretxe con su plan soberanista para el País Vasco, que fue rechazado en el Congreso por una amplísima mayoría parlamentaria.

    No se puede pedir diálogo, cuando ya hay una hoja de ruta preestablecida, como es la celebración del referéndum de independencia sí o sí, con acuerdo o sin él y de forma unilateral, sometiendo al Gobierno a un chantaje permanente.

     Los nacionalistas tienen claro que van a celebrar el referéndum, diga lo que diga el Gobierno y el Tribunal Constitucional. Falta fijar el día de la convocatoria y la pregunta. ¿Qué quieren entonces negociar con el Estado?

    Cuando se ofrece diálogo, ambas partes deben estar dispuestas a ceder. El Gobierno siempre ha dicho estar dispuesto a hablar de todo, menos del referéndum porque es ilegal y la unidad de España es innegociable y compete a todos los españoles y no solo a una parte.

    En democracia no hay ningún miedo a que se coloquen las urnas para votar. Todo lo contrario. Lo realmente peligroso en democracia es no acatar las leyes y desobedecerlas. Porque cuando se incumplen las leyes, reina el caos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook