Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 26
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El efecto Podemos obliga a Sánchez a mover ficha para ganar vot

    Recién nombrado secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ordenó a los eurodiputados socialistas votar en contra del candidato del PP, Jean Claude Junker, pese al acuerdo de la cámara entre populares y socialistas.

    En la Eurocámara los acuerdos son sagrados y aquello sentó como un jarro de agua fría, incluso entre la militancia socialista, que no vieron con buenos ojos el incumplimiento de ese pacto.

    El líder del PSOE se escuda diciendo que la decisión de no apoyar a Junker como presidente de la CE fue una decisión anterior a su llegada al cargo.

    Ahora es la reforma del artículo 135 de la Constitución, que acordaron reformar PP y PSOE, a instancias de Angela Merkel,  para fijar un techo en el gasto público y evitar el rescate, lo que quiere revocar el líder del PSOE, si llega a la Moncloa.

    Los socialistas consideran que se ha hecho un mal uso de ese artículo 135 de la Constitución y que como consecuencia de él se ha desmantelado el estado del bienestar y se han practicado recortes sociales en educación y sanidad. Amén de otros recortes. Otros piensan, sin embargo, que es el efecto Podemos, lo que ha llevado a revocar  aquel acuerdo, que se fraguó en la madrugada de agosto de 2011, tras una llamada del presidente Obama a Rodríguez  Zapatero en el momento más álgido de la crisis y a punto de ser rescatados.

    En economía hay una regla básica que ha de estar siempre presente en cualquier economía, no sólo en la familiar y es que no se puede gastar más de lo que se ingresa porque al final las cuentas no cuadran.

    Endeudarse no es peligroso. Todos los Estados lo hacen. Lo que es peligroso es no poner límites a ese endeudamiento. Como igualmente peligroso de cara a las instituciones europeas, pero también ante los mercados y los inversores,  cuando se había recuperado algo la confianza en este país es transmitir la idea de que vamos a volvernos a endeudar y a no cumplir con el déficit público, con todos los sacrificios que  han hecho los ciudadanos y, sobre todo, cuando empezada a divisarse una pequeña luz al final del túnel.

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook