Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 27
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Es temps de vendimia

     

     

    Este año la vendimia ha comenzado con unas semanas de antelación debido a la sequía que ha hecho que la uva madure antes como consecuencia del calor.

    El cambio climático, que hace que pasemos de lluvias torrenciales a grandes periodos de sequía, es el responsable, entre otras penurias, de que se adelanten las cosechas, no sólo de la vid sino también de otras plantaciones como el almendro o el olivo, cuya recolección se hacía entre enero y febrero, según variedades, y ahora en diciembre, ya están las máquinas con sus palmitos recogiendo la aceituna.

    Todas las bodegas de la zona han abierto ya sus puertas a los primeros racimos de uva blanca.

    Si durante los primeros días de caza, la imagen más repetida en las carreteras por las que circulamos son los remolques con perros, a partir de ahora y hasta el final de la vendimia, allá por el mes de octubre, lo habitual es encontrarnos con remolques, pero esta vez cargados de uva.

    Es época de recolectar uvas como la chardonay ,  el sauvignon blanc, el  macabeo,  la malvasía, el verdil o el verdejo. Variedades todas ellas que se anticipan a las tintas, que requieren algo más de maduración, si bien es cuestión sólo de unas semanas para que empiece la vendimia del resto de variedades: tempranillo, syrah, cabernet, monastrell o tintorera.

    Salvo inclemencias de última hora se prevé una buena vendimia donde primará más la calidad que la cantidad, lo cual, por otro lado es bueno para que no ocurra lo de la campaña pasada que un exceso de producción ha provocado que las bodegas estén a tope de vino y con excedentes y no le puedan dar salida, salvo que sea bajando precios o destinando una parte de la producción a la destilación. Ambas cosas entrañan pérdidas para el agricultor.

    Aunque esta campaña va a ser inferior en kilos, nadie duda que va a ser excepcional en cuanto a la calidad y sanidad de la uva.

    La uva está sana. Las plagas habituales para la vid como el oideo ( o negrilla), la polilla, la botritis o podredumbre, sobre todo en la variedad monastrell que es la más tardia  o el mildiu no se han cebado este año en las plantaciones. Los cambios de temperatura, pero, sobre todo, de humedad son propicios para que se desarrollen estas plagas, cuya única solución para tratar de combatirlas es mediante la aplicación de productos fitosanitarios, aunque muchas veces la plaga se ha propagado con tal virulencia en la planta que resultan ineficaces, causando cuantiosas pérdidas al secarse los racimos y no  poderse vendimiar.                                                           

     

    La merma respecto a la producción de la campaña pasada podría rondar entre el 30%-40%, según las estimaciones hechas por las propias  bodegas.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook