Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 11
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Este país necesita que se haga justicia de una puñetera vez

     

     

    En este país llamado España uno tiene la sensación de que han trincado todos o casi todos porque, afortunadamente, aún queda gente honrada. Partidos políticos, sindicatos, asociaciones empresariales, banqueros, ex presidentes de Cajas, consejeros delegados, etc., etc., etc. Todos han metido la mano en el saco y es que el dinero no sabe de ideologías y lo mismo le tiene un ex ministro de Economía que el líder de la minería.

    La revelación estos días por los medios de comunicación de las tarjetas opacas, o sea, no declaradas al fisco, de los directivos de Caja Madrid y Bankia, por centenares de miles de euros destinados a toda clase de lujos desde cacerías a viajes paradisiacos, restaurantes de lujo o casa de putas, revela que la condición humana es muchas veces miserable, a la vez que insaciable.

    Todos los que se han beneficiado de ese dinero gozaban de unas retribuciones millonarias. Más inexplicable si cabe.

     Los jueces no dan abasto con tanto chorizo trincando y es que parece que la corrupción se haya instalado en todas las instituciones y poderes  del Estado.

    Desde los órganos de poder deberían tomarse, por una vez, medidas ejemplarizantes porque de lo contrario, los ciudadanos tenemos la sensación de que hay una impunidad absoluta y que los delitos en este país ni se persiguen ni se castigan, salvo que seas un pequeño camello, atraques una sucursal bancaria, robes en una frutería o encuentres una tarjeta de crédito extraviada en la calle y se te ocurra comprar con ella. Entonces, la ley sí que es implacable ni hay indulto que te saque del trullo.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook