Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 07
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La repoblación no es la mejor solución

     

     

    Este sábado pasado hablando con un amigo que, además, pertenece a la federación española de caza me echó en cara- con buenas palabras- que yo defiendo que no se abra la veda para la perdiz porque- en su opinión- puedo permitirme cazar en otros cotos mientras que otras personas no o pueden hacer.

    Este argumento peregrino esconde no querer reconocer lo que es un evidencia: abrir el 8 de octubre es condenar a la perdiz a su desaparición. Se mire como se mire.

    Según mi amigo, la solución pasa por la repoblación con perdices de granja. Yo no digo que no se haga, pero si se hace que sea de una manera equilibrada porque de lo contrario acabaremos con la perdiz salvaje y convertiremos nuestros cotos en granjas cinegéticas.

    Si queremos que haya perdices tendremos que empezar por hacer una buena gestión en nuestros cotos de caza y esto se consigue muchas veces dejando de cazar.  Esto lo entiende cualquier cazador que no sea un matarife. Me explico.

    Las sociedades de cazadores, yo pertenezco a una de ellas, dictan una serie de normas al principio de la campaña que son de obligado cumplimiento para todos los cazadores. Estas normas hace mucho tiempo que no se revisan y pasan de temporada en temporada ,sin apenas cambios, salvo las fechas que varían de un año a otro.

    Voy a citar varios ejemplos para que todos ustedes entiendan a lo que me refiero.

    Horario:  De 8 a 14 horas. Desde hace mucho años se caza desde que amanece hasta las dos del medio día. En mi opinión, habría que reducir drásticamente las horas de caza.

    Munición: Tres tiros. En muchos cotos se ha suprimido el tercer tiro, dejándolo únicamente en dos. De esta manera, das más opciones al animal y no se hiere tanta caza, que después no se cobra y muere.

    Capturas:  Cupo de dos o tres perdices, según cotos. Seamos sinceros. Los cupos no los respeta nadie. Es más efectivo incidir en las dos medidas anteriores, que limitar el número de capturas.

    Reservas de caza: El plan cinegético obliga a dejar unas zonas como reservas de caza. En mi modesta opinión son insuficientes y deberían variar de un año a otro y no ser siempre las mismas zonas de reserva.

    Cuadrillas: El número de cuadrillas y de perros por cazador está limitado. No obstante, prohibiría el uso de móviles y de cualquier otro medio que permita localizar bandos de perdices sino es la caza en mano de toda la vida. Reduciría tanto el número de perros como de cuadrillas, de tal manera que no se batan amplias zonas de terreno.

    Periodos hábiles de caza: Domingos y festivos. Huelga decir que suprimiría días de caza y por supuesto, no haciendo coincidir festivos con puentes en los que se ha cazado en ambos días.

    Sanciones y guardería: Hay una serie de sanciones que van desde graves hasta muy graves, según la comisión del delito; como cazar en días de nieve, hacer humo en las madrigueras o cazar al ojeo, que en el mejor de los casos se resuelven con la retirada del talón de caza.

    En fin, estas y otras medidas son meras sugerencias hechas con un ánimo constructivo a fin de salvaguardar nuestra especie cinegética por antonomasia: la perdiz salvaje.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook