Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio sim贸 gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio sim贸 gisbert

patricio sim贸 gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opini贸n sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una 贸ptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguir茅 intent谩ndolo.


Archivo

  • 08
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nacional Valencia

    !Malditos salicornios!

    Todos los hemos visto alguna vez en las películas del oeste, rodando por caminos solitarios y antes de un duelo entre el sheriff y el malo malísimo del spaghetti western. Esas bolas de ramas secas que corretean por doquier, sin que nadie sepa muy bien de dónde salen en pleno terreno árido. Me refiero, claro está a los salicornios. También se les conoce coloquialmente con el nombre de pincha perros. Según me cuentan tiene propiedades curativas importantes para las enfermedades de riñón. Pero al margen de sus cualidades medicinales ensucian nuestros campos. Basta con echar un vistazo por los viñedos para ver cómo están los campos.

    !Malditos salicornios!

    Suelen empezar a germinar en verano y si no se labra cuando son pequeños, después no hay forma de hacerse con ellos. Crecen hasta formar enormes bolas de ramas secas. Son una auténtica pesadilla para quienes nos gusta tener los campos limpios de malas hierbas y nos preocupamos de que así sea.

    Es uno de los hierbajos más duros que conozco. Si los arrancas y los dejas con la raíz hacia abajo son capaces de volver a engancharse a la tierra.

    Antes los agricultores los recogían con la forca y hacían montones para después quemarlos. Esa es la mejor forma de evitar que al año siguiente vuelvas a tener salicornios.  La semilla se propaga con mucha facilidad. Ahora prefieren dejarlos en el campo y que el viento los escampe por doquier.

    Si tienes viña en vaso puedes tener suerte que pasen de largo arrastrados por el viento, pero si te ocurre como a mí, que tengo la viña formada en espaldera se quedan enganchados entre los palos y los hilos y es una auténtica pesadilla.

    Deberíamos volver a las practicas ancestrales de nuestros mayores y recoger los salicornios y no esperar que inunden el  campo del vecino.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook