Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 04
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nacional Valencia

    Oídos sordos

    A pesar de lo que ha dicho el TC sobre la resolución independentista, que la ha declarado nula por unanimidad de todos los magistrados, el señor Mas hace oído sordos a lo que dice el alto tribunal y sigue buscando, denodadamente, el apoyo de la CUP paras ser investido presidente. La última oferta que ha hecho llegar a los anticapitalistas de Baños ha sido la dación en pago. Es obvio, que el señor Mas desconoce el programa económico de la CUP, ya que sólo con la dación en pago no se van a conformar sino que quieren -aparte de su cabeza- imponer una serie de medidas sociales de gran calado, difícilmente asumibles para quienes dicen defender la economía de libre mercado e inviables económicamente.

    El señor Mas quiere ser investido presidente a cualquier precio, aún a sabiendas de que no tiene ninguna legitimidad para ello.

    Las leyes están para cumplirse y nadie está por encima de ellas. Y son, precisamente, los políticos los primeros que tienen que dar ejemplo con su cumplimiento. El llamamiento a la desobediencia que se ha hecho desde algunos sectores de la izquierda radical sólo favorece  la confrontación. Cuando, precisamente, lo que se echa en falta por ambas partes es más diálogo.

    Si el señor Artur Mas tuviera un mínimo de dignidad tendría que haber dimitido al día siguiente de las elecciones, al comprobar que el plebiscito había fracasado y que su propuesta de fracturar España, también.

    Cataluña está hoy paralizada, con un gobierno en funciones, dos meses después de las elecciones, sin dinero para pagar a las farmacias, acudiendo al FLA para obtener liquidez, con una fuga masiva de empresas que huyen de Cataluña por la inseguridad jurídica y económica ante la incertidumbre política que se vislumbra a corto y medio plazo y con unos escándalos de corrupción todavía sin resolver.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook