Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio sim贸 gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio sim贸 gisbert

patricio sim贸 gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opini贸n sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una 贸ptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguir茅 intent谩ndolo.


Archivo

  • 06
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pablo Iglesias

    Las cadenas de televisión están dando, en mi modesta opinión, demasiado protagonismo a Pablo Iglesias.

    Raro es el día que no lo vemos en un titular de prensa, en un debate de los que tanto le gustan o en un programa de televisión. Hasta una periodista locuaz ha salido en defensa del  líder de Podemos cuando en una entrevista se le preguntó al entrevistado que no era otro que el gran Bertín Osborne sobre el fundador de Podemos y su apoyo al régimen de Hugo Chávez. Gesto que le ha agradecido en su twiter el mediático Iglesias.

    El fenómeno Podemos parece que nos ha engullido a todos. Dentro de poco lo veremos en camisetas, posa vasos y diferentes souvenirs. De hecho, ya se han publicado varios libros sobre la figura de Pablo Iglesias.

    Su popularidad crece al mismo ritmo que crecen sus apoyos en la calle y en la universidad. Su mensaje populista, demagógico, asambleario, revolucionario y rupturista con los partidos clásicos, con lo que él llama 'la casta' le han valido el respaldo de una sociedad desencantada con los políticos y con la forma de hacer política.

    No olvidemos que el éxito de Podemos es el resultado de lo mal que han gestionado el poder los dos grandes partidos: PP y PSOE.

    Me podrá gustar más o menos, aunque, obviamente, estamos en las antípodas el uno del otro, pero reconozco que Pablo Iglesias es un personaje carismático, contradictorio a veces, con una labia que engancha y que sin inmutarse escupe todo lo que quiere decir, sin que nadie le amedrante. Y eso en política es un valor nada desdeñable, tras el apoltronamiento de la clase política.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook