Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 27
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Poco margen para el diálogo cuando ya está todo dicho y escrito

     

     

    El señor  Artur Mas (Arturo para la CNN) que reclama diálogo con el gobierno de la nación ha dejado poco margen de maniobra para establecer vías de diálogo y negociación cuando hace tiempo que se fijó la fecha para el referéndum incluso las preguntas que van a formularse a los ciudadanos de Cataluña para que den su opinión a favor o en contra de separarse de España. Ante este escenario pocas opciones quedan para alcanzar puntos de encuentro.

    En primer lugar  este es un asunto que compete a todos los españoles y no sólo a los ciudadanos catalanes. Por tanto, el referéndum en caso de ser constitucional, que no lo es, tendría que convocarse a nivel nacional. Para que el ciudadano extremeño, andaluz, valenciano o gallego pueda depositar su voto tanto si es a favor como si es en contra de la independencia de Cataluña, porque repito este asunto nos compete a todos y no sólo a los habitantes de una parte de España.

    En segundo lugar no sé si la prioridad en Cataluña es en estos momentos convocar o no un referéndum cuando el país está sumido en una profunda recesión económica, de la que no tiene ninguna culpa España porque la gestión de los recursos públicos compete a cada Comunidad Autónoma y Cataluña no es ninguna excepción.

    En tercer lugar, si tal como reconoce el señor Mas en una entrevista a la cadena americana CNN más de la mitad de los catalanes es contario a la independencia, no entiendo las prisas en convocar un referéndum, a no ser que sea para contentar a sus socios de gobierno, que lo mantienen al frente de la Generalitat gracias a su apoyo fundamentado únicamente en el referéndum de independencia porque en el ideario de los republicanos no hay otro programa político que no sea este y su secesión de España a cualquier coste (político y económico).

    En cuarto lugar, su empecinamiento en convocar el referéndum, aún a sabiendas  de que un sí a favor de la independencia dejaría a Cataluña fuera de Europa y, por tanto, del euro. No diré la barbaridad que dijo el Ministro del Interior Fernández Díaz de que Cataluña si se independiza sería pasto de los yihadistas porque dejaría de contar con la protección de España al no tener un ejército propio.

    En quinto lugar, los catalanes se quejan de que aportan a las arcas del Estado más de lo que reciben. Este es el principio de solidaridad territorial. Aquellas comunidades que más tienen porque son más ricas aportan más al Estado. Esto permite que comunidades autónomas más pobres tengan dinero para hacer inversiones que de otra manera no podrían. Igual sucede en el IRPF. Quien más recursos tiene más paga al fisco. O así debería de ser.

    Y en sexto lugar, no deja de sorprenderme que toda esta movida nacionalista que está beneficiando a los republicanos del señor Oriol Junqueras que de no tener a penas representación en el Parlamento de Cataluña son hoy por hoy la fuerza más votada, se produzca con un partido o una coalición de partidos como es Convergencia i Unió, democristiano, con posiciones nacionalistas, pero moderadas y representante en otros tiempos de la alta burguesía catalana. Nada que ver con lo que hoy es CiU, con muchos votantes desencantados que le han dado la espalda. El gran beneficiado de esta sangría de votos: ERC.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook