Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 27
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Preocupación en el sector agrícola por el veto ruso

     

     

    El sector agrícola en general y los agricultores en particular no pueden seguir siendo moneda de cambio ni blanco en las disputas internacionales ni en los conflictos geopolíticos como hasta ahora.

    El veto que ha impuesto Rusia a los productos hortofrutícolas europeos y norteamericanos por su apoyo a las sanciones económicas impuestas por su actuación en la crisis de Ucrania es buena prueba de ello.

    También China hizo lo propio cuando la UE impuso aranceles a la importación de paneles solares procedentes del país asiático. Entonces fue el vino quien pago las consecuencias de la ira del gigante amarillo. China paralizó las importaciones de vino. Cuando un país como China con una población de más de mil  trescientos millones de habitantes toma una medida de este tipo hay que echarse a temblar. Respete o no los derechos humanos.

    Las organizaciones agrarias cifran en 500 millones de euros las pérdidas para el campo valenciano.

    Las ayudas que la UE ha aprobado para contrarrestar los efectos del veto a los productos valencianos asciende a 125 millones cuando dispone de un fondo de 3.000 millones de euros para afrontar la crisis.

    Una cantidad de dinero irrisoria que las organizaciones agrarias se han apresurado a calificar de mendicantes  e insuficientes, además, de exigir que se incluya en la cesta otros productos como el caqui, los cítricos o la granada hasta ahora excluidos de las ayudas europeas.

    El señor Alberto Fabra, a la sazón presidente de la Generalitat, aunque no ejerza de ello,  y al cual parece importarle bien poco las situación del campo valenciano se ha reunido estos días con las organizaciones agrarias y se ha comprometido a trasladar a la ministra de agricultura, García Tejerina,  la preocupación de los agricultores valencianos.

    Pues ya era hora que tomara consciencia de los problemas del campo valenciano, que no son precisamente nuevos y en los que la situación con Rusia es un problema añadido a los otros muchos que tiene el sector agrícola.

    Algunas voces  autorizadas apuestan para que desde la UE se vele por un mayor proteccionismo hacia los productos europeos y, especialmente, mediterráneos, así como, limitar la especulación en la gran distribución y limitar los contingentes de frutas de países terceros con acuerdos preferenciales con la UE, como es el caso de Marruecos, que gracias al protocolo firmado podrá aumentar considerablemente sus exportaciones a tipo reducido para determinados productos como tomates, naranjas, clementinas, pepinos, ajos, berenjenas o calabacines, inundando el mercado a precios por debajo de coste.

    Tampoco se les exige las mismas medidas medioambientales en los tratamientos fitosanitarios que a los países comunitarios.

    Por otro lado, el agricultor español no puede competir con el magrebí en costes laborales, entre diez y doce veces más bajo.

    El escenario que se contempla es de una clara competencia desleal y donde la UE debería tomar medidas para proteger a sus agricultores.

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook