Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 26
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Preocupado por el devenir de los acontecimientos

     

     

    El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quiere revisar las relaciones diplomáticas e internacionales con España después de que el presidente Mariano Rajoy se reuniera con la mujer de un líder de la oposición.

    No es la primera vez que el régimen venezolano se enoja con el gobierno español cuando se inmiscuye en asuntos internos.

    A mi hasta ahora lo que acontecía en los países latinoamericanos me interesaba como simple lector preocupado por la actualidad, pero desde que el señor Pablo Iglesias los pone como ejemplo a seguir ,trato de enterarme un poco más de lo que allí ocurre.

    Y lo hago porque me preocupa mucho como demócrata que el señor Iglesias quiera exportar a España el modelo bolivariano, cubano o venezolano y no por ejemplo, el chileno o el brasileño, lo cual, me tranquilizaría algo más.

    Podemos ha sabido como ningún otro partido en la historia de nuestra incipiente democracia ganarse la simpatía de muchos ciudadanos, de todo el espectro político, incluso de la derecha,  desencantados con la política y, sobre todo, con la forma de hacer política de los partidos tradicionales.

    Y esto ha sido posible porque los dos grandes partidos de este país, PP y PSOE, que se han repartido la hegemonía  y la bicefalia desde la instauración de la democracia han cometido innumerables errores que la gente, la ciudadanía, no está dispuesta ya a perdonarles.

    Podemos ha sabido canalizar como ningún otro partido ese descontento general y ese desapego hacia la política y hacia los políticos, lo que ellos llaman la casta, inmersos en innumerables casos de corrupción.

    A pesar de ello, ni el PP ni el PSOE han actuado con diligencia para acabar con esa lacra social que es la corrupción. Y han tenido ocasión de hacerlo. Bastaba con aplicar la ley. Y si la ley o los estatutos del partido eran insuficientes, de cambiarlos. Pero no ha sido así y ahora quieren hacerlo de prisa y corriendo con ese pacto que acaban de firmar ambos, pero que es papel mojado.

    Ya nadie se cree a la señora Cospedal o al señor Sánchez cuando dicen que quieren atajar la corrupción. En el caso del PP es más sangrante todavía, tras tres años de legislatura y sin que se haya aprobado ninguna ley anticorrupción. Los corruptos siguen estando protegidos y amparados por el gobierno de turno y la gente, obviamente, está escandalizada y harta de que esto ocurra con total impunidad.

    Los pagos en B que imputan ahora al que fuera número dos durante el gobierno de Aznar, Ángel Acebes, no hacen sino confirmar las cloacas del Estado y las marañas de las estructuras de poder para delinquir.

    No sé si Podemos y si se confirman las encuestas que la sitúan como segunda fuerza política, por delante incluso del PSOE, podrá dar un vuelco a esta situación, pero parece que la gente está dispuesta a darles una oportunidad.

    Sí he observado que el mensaje de Podemos que un principio era más radical como cuando hablaban, por ejemplo, de no pagar la deuda se ha moderado un poco. Lo cual y tal y como están las cosas me alivia un poco.

     

     

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook