Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 22
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Reclamando justicia

     

     

    Después de toda la inmundicia que se respira en la política, los partidos políticos han optado como medida ejemplarizante expulsar a los corruptos de sus partidos. Lo ha hecho el PSOE y lo ha hecho el PP con algunos de sus militantes, otros como el señor Rato han tenido, además, la osadía de pedir  la baja voluntaria en el partido.

    El PSOE  a través de su secretario general, Pedro Sánchez,  saca pecho anunciando que ha expulsado a 16 de estos consejeros y anima a Rajoy a que siga sus pasos.

    Sin embargo, es fácil adivinar porque el PP no ha expulsado todavía al señor Rato del partido teniendo en cuenta los cargos de responsabilidad que ha ocupado y, por tanto, la información que tiene y el miedo en Génova a que tire de la manta.

    Mientras a los dirigentes políticos se les llena la boca hablando de regeneración democrática, transparencia y código ético en los partidos, la realidad es otra bien distinta.

    En cualquier país democrático un caso como este hubiera supuesto la expulsión inmediata de los responsables implicados y un juicio rápido para dirimir responsabilidades no sólo políticas sino también penales.

    Aquí no.

    La gente está indignada y con razón. Cientos de miles de preferentistas han perdido sus ahorros por invertir en productos de alto riesgo, sin que se les informara de ello mientras los consejeros de la caja quebrada dilapidaban millones de euros en restaurantes, lencería, viajes y putas.

    A la indefensión de estos ciudadanos se une le humillación que supone sentirse desamparados por el Estado y ahora por la justica.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook