Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 26
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Se cumplieron los pronósticos

     

    El primer ministro francés Manuel Valls ha calificado la victoria del Frente Nacional de 'seísmo político'. Yo iría aún más lejos y la calificaría de terremoto de magnitud 8 en la escala de Richter.

    Todas las encuestas y estudios de opinión alertaban de este escenario político con la ultraderecha de protagonista. Y los pronósticos muchas veces fallidos  y erróneos, lamentablemente, se han cumplido esta vez.

    También otro partido de la extrema derecha va a entrar por primera vez en el Parlamento Europeo. Se trata del partido neonazi Amanecer Dorado, cuyo líder continúa en prisión y cuyo mensaje xenófobo, populista, violento y racista ha calado en una sociedad como la griega sumida en una profunda crisis económica y de valores.

    Los escándalos de corrupción, la crisis económica, el vacío de poder son el caldo de cultivo apropiado para que grupos radicales de  extrema derecha o de extrema izquierda,  como ha sucedido en Grecia con la victoria de esa gran coalición de la izquierda radical, llamada Syriza, no sólo suban en las encuestas sino que obtengan representación parlamentaria. Y estamos hablando de partidos profundamente antidemocráticos y antieuropeistas.

    Lo que ha ocurrido este 25 de mayo en las urnas, donde todos se declaran ganadores, pero obviamente ha perdido la democracia, debería hacer recapacitar a los dirigentes políticos y a las grandes formaciones sobre la necesidad de acometer una regeneración política en profundidad,  que castigue a los corruptos y resuelva, de verdad, los problemas de los ciudadanos y que hoy por hoy son encontrar un puesto de trabajo digno.

    El avance de los radicales en Europa es un serio peligro para la convivencia democrática. La culpa es, sin duda, de los políticos que han consentido por dejadez o por incompetencia o por ambas cosas a la vez que esto ocurra como consecuencia del descontento ciudadano y del descrédito de los políticos. El resultado es menos democracia en las instituciones.

    No se enzarcen, por favor, en discusiones bizantinas de quién ha ganado,  y dígannos ¿qué piensan hacer a partir de ahora con la extrema derecha instalada en las instituciones europeas?.

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook