Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 24
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sobre el aforamiento de don Juan Carlos

     

     

    El aforamiento del Rey Juan Carlos ha puesto de los nervios a la izquierda de este pais. La propuesta ha salido adelante con los votos del PP mientras el PSOE se ha abstenido. Ni que decir tiene que el resto de partidos ha votado en contra del aforamiento de la Casa Real.

    El más beligerante en su intervención en el Parlamento ha sido el representante de Izquierda  Abierta y ex coordinador de IU, Gaspar Llamazares.

    Hay quien ve la viga en el ojo ajeno y no en el propio  como dice muy bien el sabio refranero español porque que yo sepa el señor Llamazares como el resto de diputados, senadores y cargos de la Administración del Estado está aforado. Esta figura procesal no existe en otros países de nuestro entorno como Alemania, Italia, Portugal o Francia donde no existe el aforamiento y si lo hay como es el caso de Italia o Portugal está muy limitado y afecta sólo al presidente de la República.

    En España hay cerca de 10.000 aforados.

    El señor Llamazares tendría que renunciar  a su aforamiento para que sus palabras tuvieran alguna consistencia y no suenen a pura demagogia  y, por supuesto, predicar con el ejemplo.

    Si su cargo de diputado no se lo permite que renuncie a su acta de diputado.

    Vaya por delante que estoy en contra de este privilegio que goza la clase política, que entra en clara contraposición con el artículo 14 de la Constitución, que consagra la igualdad de todos los españoles ante la ley. Salvo, los políticos, claro que están hechos de otra pasta.

    Sean ustedes, al menos, consecuentes con lo que les piden a los demás y empiecen dando ejemplo para que las palabras no vayan por un lado y los hechos por otro.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook