Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 07
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sobre el término fascista y su utilización interesada

     

    A menudo utilizamos u oímos con frecuencia el término fascista para desacreditar o descalificar al adversario. Rara es la tertulia o el debate donde no se acusa al otro de fascista. Ocurre de modo frecuente cuando algún contertulio se refiere al Partido Popular y lo tacha de fascista.

    Llamar fascistas a casi 11 millones de personas, que dieron su apoyo al Partido Popular en las pasadas elecciones del 20-N es un auténtico desatino.

    Al PP se le podrá acusar de muchas cosas, y reprochar otras tantas, como que no ha cumplido el programa electoral y que ha pegado un hachazo al estado del bienestar con políticas de recortes en sanidad o educación,  pero, desde luego, no de ser un partido fascista, afortunadamente y digo afortunadamente porque a diferencia por ejemplo, de Francia, donde sí hay un partido fascista, aquí el término si que está bien empleado, como es  el partido ultraderechista Frente Nacional  o en Grecia, el ultranacionalista Amanecer Dorado, que están experimentando una importante representación en sus respectivos parlamentos, hasta el punto de que el partido de Marine Le Pen ha ganado las recientes elecciones al Parlamento Europeo con un mensaje populista y xenófobo, en España la extrema derecha está diseminada en pequeños grupúsculos o partidos sin ninguna base social y muy minoritarios , casi me atrevería a decir que residuales como España 2000, Democracia Nacional, Plataforma per Catalunya o Falange Española y de las Jons. Todos ellos profundamente antidemocráticos.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook