Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 02
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tenemos un problema

     

     
    España se ha convertido en el primer productor de vino de la Unión Europea tras superar a Italia y Francia. La producción superó los 50 millones de hectólitros. No es la primera vez que España llega a esta cifra. En 2004 también la superó, pero los factores eran otros. Ahora las cosas han cambiado. Si antes había que atribuirlo a unas condiciones meteorológicas óptimas ahora las razones hay que buscarlas en los cambios que ha experimentado el campo español.
    El sector ha recibido en los últimos años 1.662 millones dentro del plan de ayudas para la reconversión y la reestructuración del viñedo. Cerca de 275.000 hectáreas se han beneficiado de estas ayudas, de las que casi la mitad corresponden a Castilla La Mancha.
    Eso sin contar, las 94.000 hectáreas que fueron arrancadas dentro del plan comunitario para incentivar los abandonos y que también fueron subvencionadas.
    Las mejoras en las explotaciones agrícolas de viñedo han ido dirigidas, sobre todo, al cambio de viñedos con cepas de vaso por copas en espaldera y a la sustitución de superficies de secano por regadío, que ya representan el 35% del total. También al cambio de variedades, sobre todo, francesas y a las mejoras en la gestión de las superficies.
    Estas mejoras que se han producido en el campo español han tenido una respuesta rápida en la producción , pasando de unas producciones medias de 6.000 kilos por hectárea a 25.000 kilos.
    Esta nueva situación que se ha creado está generando un debate dentro del sector sobre si se debe o no ajustar las cosechas a la demanda.
    Hay opiniones para todos los gustos. Hay quien piensa que debería limitarse la producción por hectárea pare evitar un derrumbe de los precios, si bien limitar rendimientos iría contra el principio de competitividad. Otros, sin embargo, apuestan por aumentar el consumo interior. Mientras que la industria no ve un problema tanto en las grandes producciones como que estas puedan afectar a la calidad de los vinos.
    En cualquier caso, y hasta que todas las partes implicadas se pongan de acuerdo, me parece perentorio que ajustar la oferta a la demanda es el gran caballo de batalla al que tiene que enfrentarse el sector vitivinícola español.
     
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook