Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 12
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vargas Llosa y el independentismo catalán

    Me gusta mucho la prosa de Vargas Llosa, me parece un escritor excepcional, pero cuando habla de política chirría por todas partes. Afirmar que los que apuestan por la independencia en Cataluña son una minoría demuestra la miopía del señor Vargas Llosa en lo referente a la política española en general y al independentismo en particular.

    Nos podrá gustar más o menos, que tanto en Cataluña como en el País Vasco, los partidos independistas como ERC o Bildu, ganen peso político y desbanquen electoralmente a las grandes formaciones, pero negar lo evidente tampoco.

    Habría que preguntarse en todo caso qué han hecho mal los dos grandes partidos- PP y PSOE- para que el fenómeno del independentismo haya dado un giro copernicano en cuestión de sólo unos años. Formaciones como ERC, que no tenían representación parlamentaria o sólo un escaño, hoy sean la primera fuerza política de Cataluña por delante de un partido hegemónico como CiU y lo mismo cabe decir de Bildu y del PNV en el caso del País Vasco.

    La marcha de ayer en Cataluña a favor de la celebración del referéndum es una prueba más de la voluntad del pueblo catalán a decidir libremente.

    Es obvio, que no hay voluntad por ninguna de la partes de arreglar el desaguisado. Mientras Rajoy se escuda en que la celebración del referéndum es inconstitucional, Artur Mas apela al derecho a decidir de los catalanes. Y ahí andan enfrascados, mientras Oriol Junqueras llama a la insumisión y a celebrar la consulta sí o sí, diga lo que diga el Tribunal Constitucional.

    En mi modesta opinión hay que apelar al diálogo y al sentido común. Algo que hasta el momento no se ha hecho por ninguna de las partes.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook