Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 12
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nacional Valencia

    ¿Volverá a estar de moda la Monastrell como ha ocurrido con la

    He leído un reportaje muy interesante en El País que firma Cristina Alcalá sobre la Garnacha, una variedad de uva que está de moda y muy cotizada, por cierto, y que antaño fue maltratada por enólogos, bodegueros y viticultores.
    Algo muy parecido a lo que le está ocurriendo en estos momentos con la Monastrell y con otras variedades autóctonas como Forcallat, Bonicaire o Mandó.
    Las bodegas y cooperativas consideran a estas uvas de segunda clase. pagándose por ellas unos precios que no cubren ni si quiera los costes de producción, lo que está obligando a muchos agricultores a arrancar sus viñas para plantar otras variedades.
    Como monovarietal o mezclada con otras variedades como la garnacha o la syrah, la monastrell produce vinos con mucha graduación, pero con un buen equilibrio entre alcohol y acidez, de color rojo purpura intenso con ribetes violáceos, muy expresivo y afrutado en nariz con taninos vivos en boca y con gran estructura. Es capaz, además, de aguantar periodos largos de sequía.
    La garnacha hace años tenía fama de producir vinos bastos, que no aguantaban en botella, con tendencia a la oxidación y que sólo valían para mezclar con otras uvas, lo que se denomina coupage.
    La realidad, sin embargo, ha demostrado que con esta uva se pueden elaborar desde vinos jóvenes hasta vinos de guarda como reservas o grandes reservas. Elegantes, afrutados, fáciles de beber y sin exceso de concentración.
    Siempre se ha dicho que el vino está sujeto a modas y si ahora le ha tocado el turno a la garnacha y a las variedades francesas como syrah, cabernet sauvignon, merlot o pinot noir, quizá con el tiempo se rescate del olvido a la monastrell, cuya existencia se remonta al siglo XV y a otras tantas variedades autóctonas, que corren el riesgo de desaparecer y el consumidor como siempre es quien tiene la última palabra.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook