Blog 
Desde la cocina de Koldo Royo
RSS - Blog de Koldo Royo

El autor

Blog Desde la cocina de Koldo Royo - Koldo Royo

Koldo Royo

Sobre este blog de Gastronomia

Desde este espacio tendré una relación de amistad gastronómica con vosotros: os iré contando cosas cotidianas tanto de mi vida gastronómica, como no gastronómica, recetas y no recetas, tanto en escrito como con algún vídeo o fotografía, y por supuesto espero vuestros comentarios, ideas, preguntas......


Archivo

  • 26
    Mayo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De jurado de tapas en Donosti

    Estos días he asistido al XIII Campeonato de Pintxos de Gipuzkoa, en Donosti, organizado por la asociación de barman de la provincia. El presidente de los barman es Pepe Dioni, un hombre con mucho carisma en San Sebastián y con una gran capacidad de trabajo y de aglutinar a su lado a los mejores colaboradores.

      

    Lo primero que quiero hacer es felicitar a los organizadores por el buen planteamiento y desarrollo del concurso, así como por las atenciones prestadas a los miembros del jurado, entre los cuales me encontraba yo.

     

    También al Hotel Palacio de Aiete por la colaboración prestada a la organización de la competición y por la sabrosa cena ofrecida después del concurso, de la que voy a detallar el menú, pues bien lo merece:

     

     

    Ensalada de cigala frita con coco, habitas tiernas con flan de guisantes y consomé de ibérico, txipirón en tempura sobre celulosa de tinta y esfera de salmonejo, merluza a la midiera pero a mi manera, sorbete de limón, solomillo de ibérico en carbón vegetal con frutas estivales sobre tarrina de bacon queso, y un semifinal entre postre y salado una fresa rellena de foie -piña-chocolate. Para acabar, tarta de chocolate blanco y limón.

     

    Como veréis no faltó de nada, fue una cena a la altura del concurso que se desarrolló.

     

    El jurado fuimos probando una a una todas las propuestas de 23 cocineros participantes, 12 de Donosti y el resto de otros municipios guipuzcoanos. Estábamos aislados en una sala donde no teníamos ninguna información sobre quién estaba realizando los platillos en cada momento. Al mismo tiempo se iba exponiendo una muestra de cada pincho sobre una mesa especial para que pudieran ser vistos por todos los presentes.

     

    Nosotros estábamos repartidos en cuatro mesas. En cada mesa degustábamos ocho tapas y las más votadas de cada grupo eran probadas y votadas por las otras mesas. Y así salían los resultados. Resulta un poco complicado de explicar pero os aseguro que fue fácil de practicar y esta mecánica le daba al concurso una fiabilidad altísima. Me gustó de verdad.

     

    Mientras nosotros estábamos ejerciendo de jurado, en las salas contiguas se habían organizado actividades paralelas para que el público pudiese presenciar y entretenerse durante el transcurso del concurso. Así hubo un concurso de tiradores de cerveza, degustación de productos de la tierra y coctelería acrobática, entre otras exhibiciones.

     

    Sobre la calidad de los pintxos, decir que fue muy alta, eso no significa que haya apuestas muy peligrosas que se hicieran al final un poco desastres para el paladar. Pero eso es bueno, es un concurso y hay que arriesgar. Por cierto, que una de las cosas más estoy notando en todos los concursos a los que asisto es el mestizaje de la cocina y los sabores que aportan los cocineros pues cada vez tenemos a más chicos de tierras de fuera.

     

    Los que se llevaron los premios estuvieron muy bien elaborados. El campeón fue Aitor Riaño, del bar Amets, de Tolosa, con su Txotx, una reproducción en miniatura de un menú de sidrería. La puesta era buenísima y demostraba un desarrollo muy currado: una esfera de tortilla de bacalao, con su vasito de chupetón a la brasa y nuez caramelizada con queso y membrillo. Aquí está la foto pero tendréis que ir a probarlo.

     

    El segundo clasificado fue Félix Manso, del bar Gaztelumendi de Irún, y el tercero Bixente Muñoz, del Gran Sol de Hondarribia. El bar Gora Gora, del hotel Palacio de Ayete, ganó el premio Eusko Label y el de la Originalidad fue para La Cepa, de Errenteria.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook