Blog 
Desde mi escaño
RSS - Blog de Andrés Hernández de Sá

El autor

Blog Desde mi escaño - Andrés Hernández de Sá

Andrés Hernández de Sá

Editor de España, Internacional y Opinión de Levante-EMV

Sobre este blog de Nacional

Mis apreciaciones sobre la campaña electoral del 26J


Archivo

  • 23
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    26J elecciones Fernández Díaz encuestas

    Que venga el doctor Bacterio

     

    Un escandaloso, a la par que chusco, asunto de espionaje vino a poner ayer patas arriba la campaña electoral a cuatro días del 26J. En realidad, las grabaciones protagonizadas por el ministro del Interior vienen solo a constatar todo aquello que los ciudadanos siempre sospechamos pero rara vez tenemos ocasión de ratificar: que en las cloacas del Estado se maneja información sensible que se utiliza a conveniencia de quienes en cada momento tienen el poder; gran escándalo y alharaca política. Ahora bien, con este hecho que acabamos de conocer, la pregunta que surge es otra: ¿quién manda de verdad? Porque una grabación en el mismísimo despacho del todopoderoso ministro del Interior pone en cuestión varios asuntos, entre el que no es menor la seguridad de esa estancia vital a la hora de garantizar la seguridad del país. ¿Quién tiene tanto interés en intentar eliminar políticamente a Fernández Díaz o quizás, en un tiro por elevación, a Rajoy? ¿En qué situación queda el CNI controlado por la vicepresidenta Sáenz de Santamaría? En honor a los más veteranos espías de la historia española, Mortadelo y Filemón, y a la TIA, habrá que pedir que el doctor Bacterio aclare las circunstancias de lo acontecido.

     

    EL SALTO GENERACIONAL // La cita electoral del próximo domingo promete consolidar el salto generacional llamado a transformar por completo el mapa electoral español desde que miles de personas, en especial jóvenes, salieron a la calle el 15M. Tras la progresión geométrica registrada con las europeas de 2014 primero y de las generales del 20D después, el 26J se vislumbra como el golpe definitivo de los electores más jóvenes de este país, que apoyan de forma mayoritaria a Podemos como fuerza que ofrece una perspectiva de ruptura con un statu quo que ha castigado inclementemente a la que los viejos políticos han insistido en llamar reiteradamente la generación mejor preparada de la historia, pero que, paradójicamente, tiene las peores perspectivas personales y profesionales en décadas. Aunque no estamos ante un fenómeno exclusivamente español. Esa misma generación es la que acaba de dar la alcaldía de Roma al Movimiento Cinco Estrellas, infligiendo un duro castigo al primer ministro Renzi, quien llegó precisamente al cargo como el gran elefante blanco para acabar con la vieja política encarnada por Berlusconi y por el tecnócrata Monti. O es, por ejemplo, la generación que está poniendo a Hollande y Valls contra las cuerdas en Francia.

     

    MERCADO HORTOFRUTÍCOLA // La prohibición de difundir encuestas a partir del martes pasado demuestra lo obsoleta que ha quedado la ley electoral española y, sobre todo, la Junta Electoral, con una interpretación completamente arcaica de las normas, superadas por la realidad tecnológica. Como ya ocurriera en la anterior campaña, esta última semana está siendo la del mercado: frutas y hortalizas identificarán a los partidos por su semejanzas cromáticas para dar a conocer su evolución en los sondeos que se publiquen fuera, en Andorra, por ejemplo, sir ir más lejos. Estamos ante uno de los anacronismos más evidentes de las leyes españolas. Así como otras normas también básicas han ido adaptándose al ritmo de los tiempos, en este caso los legisladores parecen afectados por una especie de temor a que los votantes puedan verse influídos por un factor ajeno a sus maquinarias electorales. Sin embargo, la evolución de las tecnologías de la información pone al alcance de todo el que se interese de los resultados que se puedan publicar fuera de España con una difusión inmediata incluso a través de los medios de comunicación tradicionales que decidan utilizar el símil hortofrutícola. Hecha la ley, hecha la trampa. Pero también el ridículo del legislador timorato.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook