Blog 
Desde mi escaño
RSS - Blog de Andrés Hernández de Sá

El autor

Blog Desde mi escaño - Andrés Hernández de Sá

Andrés Hernández de Sá

Editor de España, Internacional y Opinión de Levante-EMV

Sobre este blog de Nacional

Mis apreciaciones sobre la campaña electoral del 26J


Archivo

  • 14
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    26J Rajoy Sánchez Iglesias Rivera Moncloa

    Tres hombres y un destino

     

     

    Mariano Rajoy ya está allí, y aspira a quedarse. Pero la Moncloa es el destino deseado por los otros tres aspirantes que intentan llegar hasta allí en condiciones muy diferentes.

     

    El hombre pasmado // A Pedro Sánchez parece que le llegue el 26J sin saber muy bien por qué ni cómo, después de lo que se esforzó estos meses por vender una supuesta alternativa de gobierno que en realidad nunca tuvo visos de existir. Ni el pacto firmado a bombo y platillo con Ciudadanos ni el pacto que nunca pudo ser con Podemos tenían posibilidades de llegar a buen término. Ese esfuerzo baldío no le va a proporcionar, además, según las encuestas, los réditos que buscaba presentándose como hombre de Estado frente al quietismo de Mariano Rajoy. Ocurre que aparte de sus propios seguidores —y no todos— nadie más valora en positivo su iniciativa. Y eso es insuficiente para remontar. El líder socialista ha sido incapaz de explicar que la famosa oferta de Podemos de un gobierno de izquierdas «a la valenciana» era matemáticamente imposible de trasladar al Gobierno central. Pero en cambio, en el imaginario colectivo ha terminado por imperar que ha sido el PSOE quien frustró esa posibilidad. Un error de comunicación que unido al de estrategia por empeñarse en una alianza que no superaba los 130 diputados ha dejado al líder socialista muy debilitado: tanto frente a los votantes como frente los tiburones entre los que nada en su propia piscina.

     

    El hombre osado // El próximo 26J se presenta para Pablo Iglesias como la oportunidad de cumplir su primer gran objetivo: desbancar al PSOE como la fuerza hegemónica de la izquierda española. De cumplirse los pronósticos demoscópicos, el sorpasso está al alcance de la mano apenas cinco años después de que estallara el 15M y cristalizara en política en el proyecto de Podemos. El cúmulo de hartazgo ciudadano, errores del PSOE y un lenguaje directo y osado —no más populista, por cierto, que el empleado por sus rivales políticos, pero al menos más creíble por el momento— ha llevado en volandas a la formación morada desde su inesperada irrupción en las elecciones europeas de 2014. Hábil como ningún otro en el discurso público, Iglesias ha conseguido por el momento tapar todas sus vergüenzas políticas —la menor de las cuales no es, por cierto, la falta de democracia interna real en el partido— subido en la ola del favor de aquellos desencantados que esperan que una auténtica política de izquierdas ponga fin a una situación complicada tanto en lo social, como en lo económico y lo político. Queda por comprobar el efecto real de la coalición con Izquierda Unida sobre la transversalidad que tan buenos resultados le ha dado hasta ahora.

     

     

    El hombre deseado // El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, cuida con esmero su imagen personal: desde aquella primera irrupción desnudo en la carrera electoral catalana, se ha convertido en el yerno que toda buena madre desearía tener. Aunque trasladado a la arena política del 26J sigue siendo el hombre más deseado, pero no como yerno, sino como cónyuge o, a ser posible, como amante desplumado... porque todos los participantes en esta cama redonda a cuatro aspiran a quedarse con todos o parte de los votos que el buen chico se quedó en diciembre. Y ése es precisamente su problema más acuciante. Después del frustrado pacto con el PSOE, Ciudadanos necesita redibujar su perfil ante el riesgo de una pérdida de votos hacia el PP de todos aquellos desencantados por su alianza con el enemigo y de aquellos que no le ven ya como una inyección de savia nueva en el tejido político español. Y si la imagen de diálogo y mediación desplegada hasta el momento no terminar de rendir todos los réditos deseados, presumiblemente se verá obligado a endurecer su discurso; la cuestión es contra quién: contra Podemos y contra el PP ya lo practicado y ya solo le queda el PSOE, su amante frustrado.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook