Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 12
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    2015, un año de coyunturas

    Los expertos medio ambientales han lanzado la alerta, la vaquita marina podría tener los días contados. Lo mismo cabe decir del rinoceronte negro en África y otras numerosas     especies que menguan, o se extinguen, cada año a causa de los furtivos.

    En nuestro ámbito valldalbaidí, sin perder de ojo el autonómico, ni el nacional, el panorama   que se dibuja  en el escenario  de un nuevo año, como es 2015, está lleno de interrogantes, acerca de si pervivirán y se multiplicarán grandes valores de la democracia, o por el   contrario proseguirá su extinción, como impune y laxamente ha venido perpetrando el furtivo PP, empeñado en liquidar con talante de depredar hasta el más mínimo valor o especie con ADN democrático.

    Sin dudar, el año 2015, va a ser la gran oportunidad, la esperanza de la redención.

    La ocasión vendrá dada por las elecciones, a nivel municipal, autonómico y del estado.

    Estamos   en el umbral de un año en el que, sobre todo, deben sobresalir las ideas positivas y de madurez humana. El  barco de embarque de esas ideas será la política democrática, a bordo del cual  deberá viajar el  debate de las propuestas y de las ideas, que nos rescate de la zozobra en la que nos ha abocado el Titánic del PP.

    La suerte comarcal  va a estar condicionada, y mucho, por los resultados  que arrojen las elecciones autonómicas y las generales. También es verdad que  esta va a ser la gran oportunidad para orientar la crisis que, también, vive la Vall. Para ello la primera vacuna que las gentes del lugar  deberán inyectarse es contra el virus del miedo. El que ya, desde todos los medios a su alcance, ha empezado a expandir el PP, con el ánimo malicioso de intoxicar y confundir al personal de bien. Evocando al gran comentarista Josep Ramoneda, en relación  a estas infames estrategias del PP, “No hay peor desdén hacia los votantes que jugar a asustarlos como si fueran niños”.

    Y a no dudar, de producirse el necesario cambio de horizonte político en la Generalitat y  en muchos municipios de la Vall, el rescate y revitalización del Pla de Minimització de residuos sólidos de esta comarca, va a ser un tema prioritario a acometer y a     enderezar, entre Generalitat y Mancomunitat. Destejiendo la perversa maraña  tejida por ese gobierno “furtivo” de A. Fabra, al tratar de extinguir fraudulentamente dicho Pla,    enfrentándose  a la numantina defensa de la mayoría de municipios valldalbaidins.

    También  va a ser la gran oportunidad para desarrollar el Estatuto de los valencianos. Lo que significa que, en concreto, el artículo  65, que afecta la ley de comarcalización,    podría  cobrar carta de naturaleza,   dejando  de ser una entelequia vacía de contenido, como hasta ahora. Su desenvolvimiento, pasados  los  trámites requeridos en el foro de Les Corts, en esta Vall, la nueva ley podría tener en esta una de las primeras comarcas   en aplicarse a ella. Al poseer, como aval, un organismo comarcal como la Mancomunitat de Municipis, que ha  sido pionera, en todo el territorio valenciano, en aplicar servicios y tareas que, a no dudar, darán sentido de ser, a la organización administrativa comarcal. Con esta denominación, la de Consell Comarcal, o la que mayoritariamente se apruebe, las tareas o servicios que se le encomendaran irán desde prestar asistencia técnica, jurídica y económica a los municipios, cooperaciones y todos aquellos  aspectos   que se determinen por ley.

    Obviamente, y por incompatibilidad manifiesta, si ya con la existencia del Consell, las diputaciones eran un anacronismo administrativo, con la esperada ley de Comarcalización, cualquier objeción en pro de mantenerlas, estará periclitada.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook