Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 04
    Mayo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    30 años de incierto futuro comarcal

    Bien está que la Mancomunitat de Municipis de la Vall d'Albaida renueve su imagen corporativa al cumplir 30 años de andadura comarcal. Y lo hacía en una fecha emblemática para el pueblo valenciano, el 25 de abril, cuatro días después de aquella constitución inicial de hace tres décadas. Las oratorias de los presidentes de la Diputación, Jorge Rodríguez, y de la Mancomunitat, Vicent Gomar, desaprovecharon una ocasión tan especial, y se ciñeron al guión de declaraciones de buenas intenciones. En ningún momento tomaron el testigo de la ilusión que se palpó en aquel centro de cultura de la ontinyentina calle de Martínez Valls. En un acto presidido por el entonces conseller de Administración, Vicent Soler (el mismo titular de la actual conselleria de Hacienda), en el que fue elegido el alcalde de Aielo de Malferit, Joan Bravo, como primer presidente de la Mancomunitat. Y aunque inicialmente no estuvieron integrados los 34 municipios de la Vall, en los años siguientes, uno a uno, terminarían por integrarse en el nuevo organismo. Fueron los pasos de aprendizaje (las mancomunidades) de cara al futuro desarrollo de la Ley de Comarcalización. Si bien esta, con el paso del tiempo ha pasado a convertirse en un espejismo. Y si durante las dos décadas de poder hegemónico del PP valenciano se comprende desde su punto de mira provincial que no movieran ficha, ya resulta menos que este asunto siga olvidado por los actuales gobernantes del Consell. 


    Quiérase decir que si por una parte son plausibles los gestos de austeridad teledirigidos a celebrar sin fastos la efemérides de la Mancomunitat, ciñéndose a renovar su imagen, su presidente malgastó la ocasión de re-ilusionar a la comarca en dicho proyecto, tejiendo los mimbres necesarios, pero saliendo también de la rutina del mantenimiento de las actividades y servicios que la conforman casi desde su nacimiento. Dígase proyecto Trèvol, el inacabado Pla de Minimització, el premio de narrativa erótica o la Mostra de Titelles. Sin embargo, sigue sin despegar en el turismo senderista. 

     


    En cuestión de empleo la Diputación continúa aferrada a sus fueros, en detrimento de las mancomunidades. Gomar no puede invocar en la necesaria reinvención de la Mancomunitat a tot el món, al depositar sus expectativas de transformación, como despojándose de sus competencias, entre ellas las de abanderar un renacimiento de la Mancomunitat. Para ello no debería serle ajena la creación de la plaza de un gerente, como primer paso a nuevas acometidas de orden comarcal, pero también de control y rentabilización de los actuales servicios. Decir, como hizo Gomar, que cabía propiciar «una visión optimista del futuro», es quedarse en aquel texto de Raimon; «en frases solemnes no em cregut mai». 

    Tampoco J. Rodríguez logró despejar muchos interrogantes que hay abiertos, en calidad de presidente de la Diputación. Ya que si cuando se constituyó originariamente esta Mancomunitat él aún no había cumplido los 8 años, y por ende no bebió de aquel espíritu comarcal, desaprovechó tan calva ocasión para anunciar el adelgazamiento del obsoleto ente provincial, a favor de mancomunidades como la valldalbaidina. Lo que constituye una oportunidad perdida. Además, cuando ofreció el soporte de la Diputación a la Mancomunitat, encendió más dudas que certezas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook