Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 27
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    A POR LA PASTA

     En este nuevo tiempo cabe apuntar un hecho acontecido en Ontinyent, hace casi un lustro, que de pronto ha cobrado máxima actualidad, y que abunda en la creencia de que el cáncer de la perversa avaricia humana, arrambla con todo y carece de toda suerte de valores, ya sean de convivencia, ejemplaridad, tolerancia, solidaridad o diálogo.

    El hecho en si provocó, el jueves de la semana pasada, la celebración de un pleno municipal, para abordar la declaración de lesividad del convenio para la cesión de los terrenos del nuevo hospital a emplazar en el  Pla de Sant Vicent, así como la expropiación de dichos terrenos, exigida ahora por sus propietarios que, a la vista de que no cuajaron los pingües beneficios que esperaban obtener de intercambiar un solar que les resultó rana, ya que al parecer habría sido adquirido con vistas a albergar un centro comercial, que se frustró tras edificarse El Teler, dentro del casco urbano, ahora se destapan con una pretensión de indemnización, inicial, de 38 millones de euros.

    La sorpresa por la salida sin escrúpulos, del armario, la de los propietarios de los terrenos, escudados nominalmente en Regebe, ha sido mayúscula, al irrumpir en la escena pública de Ontinyent, con el propósito de pleitear y saquear, con argucias revestidas de legalidad, las arcas municipales. Depositando su fe afanadora mas en los maquiavelismos de sus astutos abogados, que no enalteciendo la decencia que debería primar al dirimirse este clase de asuntos de trascendencia pública.

    En ámbitos políticos esta cobrando verisimilitud al respecto, la actuación subyacente según la cual, los Regebe, estarían gestando vender su joya de bisutería terrenal, a precio de oro, a algún grupo de buitres inversores, especializados en nutrirse de despojos, con la venia legal.

    Este meollo que lleva de cabeza, desde hace dos meses, al gobierno municipal ontinyentí,  arranca del convenio firmado un 22 de septiembre de 2008, entre la  representante del ayuntamiento de aquella fecha, Lina Insa (PP), y el triunvirato representado por la susodicha Regebe.

    Obviamente el tema no es baladí, ya que encima de habérsele perdido el rastro al proclamado nuevo hospital, los propietarios de los terrenos, además de ser entonces cómplices de la trola  del “ni un duro” de costo, con  el que se jactó la ex alcaldesa. Ahora buscan con tan estéril firma, llenar sus cuentas corrientes injustamente, a base de comerse hasta la raspa del erario público municipal.  Para colmo, tan enjundioso tema, lejos de unir en una piña a los representantes de la ciudadanía contra el que se presenta como depredador de la misma, esta siendo visto de diferente color.

    La trama en si se presta a ser usada como arma arrojadiza contra el adversario político, por lo que es de esperar que prevalezca el sentido que a la postre es el bien común. Dejando las disputas para mejor ocasión, dada la relevancia tan peliaguda de la cuestión a resolver. Lo que no exime de responsabilidad al PP, cuando gobernaba, que según los indicios tuvo y mucha.

    Por de pronto la pelota está en el tejado de la justicia, ya que los tres partidos, con responsabilidad de gobierno, así lo decidieron, en el mentado pleno  al aprobar la declaración de lesividad del  polémico convenio, con vistas a que los imperativos recogidos en el punto 4 del art. 186 de la Ley 16/2005 de la Generalitat, acabe pasándole factura al caudal público. Lo que no es óbice para que el portavoz del PP de ahora, abogando también por el  interés común, ponga el acento en la “cesión gratuita del dominio”. Tiempo al tiempo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook