Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 21
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    AL CALOR DE LA PRIMAVERA DEMOCRÁTICA

    La primavera democrática, mayormente, tomó carta de naturaleza el pasado sábado en la Vall d’Albaida. Obviamente el temporal no ha soplado al gusto de todos. Pero si que se ha evidenciado un predominio de gobiernos municipales progresistas y, sobre todo, de mandar al purgatorio a ese partido, el PP. que puso en el norte de su gestión al chanchullo y al mangoneo, o sea a la corrupción y la gangrena democrática, en todo el País valenciano. Una purga partidista que precisaba cortar por lo sano  Al acumular una pila de pecados que ya tocaba sancionar democráticamente.

    Ontinyent que ya despertó en  2011 de ese modelo del oprobio, ha sido una de las plazas valencianas donde el PP ha recibido mayor correctivo, plasmado en ese trasvase de votantes, en gran número, al reelegido alcalde, el socialista Jorge Rodríguez. En el pleno de investidura hubo de todo. El discurso “light” y de principiante del edil de C’s, Sergio Ramiro, el del desconcierto y de andar aún noqueado, tras el KO electoral, del nuevo portavoz del PP, José L. Climent, o la frescura y posicionamiento de la representante de EU, Paula García, Las intervenciones de Joan Gilabert por Compromís, y la del batle J. Rodríguez, fueron punto y aparte.

    Y es que la intervención de Gilabert fue una completa interpretación de palos sonoros, incluyendo alguno que parecía chirriar. Desde levantar el punto de mira a lo que acontecía al Cap i casal, hasta echarle una mirada al retrovisor, con los bagajes positivos y negativos que entraña dicha opción. Y Gilabert, que hasta la fecha aún no ha hecho autocritica de los pobres resultados de Compromís en Ontinyent, y motivos para hacerla los tiene de sobra, se postuló para ejercer legítimamente una oposición dura y de nivel, no exenta de socarronería y crítica al gobierno de Rodríguez, cuando se tercie. Como dejo entrever en su alocución, sin rehuir arrimar el hombro.

    El reelegido batle, J. Rodríguez, ya desde el minuto cero, se mostró conciliador, expresando ese estilo ontinyentí que le ha llevado a la mayoría, que el mismo se encargó de matizar: «no será absolutista» , como queriendo salirle  al paso a Gilabert que, momentos antes, ya le había advertido que estaría ojo avizor: “Que aquesta majoria absoluta acabe sent absolutista està a les seues mans evitar-ho”. Y como decía este diario, “tiende la mano y emplaza a los grupos a diseñar el Plan Estratégico”.

    MONTAVERNER, DONDE EL VOTO “SABIO” DE COMPROMÍS DA LA ALCALDIA AL PP.

    Sin duda lo sucedido en Montaverner es de nota. La que dieron los representantes de Compromís en Montaverner, donde volatilizaron máximas de dicha formación, como antes el “que”, frente al “qui”, por no desautorizar al flamante nuevo alcalde de la ciudad de Valencia, Joan Ribó, que lleva a cuestas alguna que otra década en política. Va y siguiendo “fil per randa”, es decir el perfil de los “ángeles de la superioridad moral”,   en feliz definición de Jesús Civera el jueves 11, en Levante EMV, para definir los trasiegos del pacto a la Generalitat entre PSPV y Compromís, los pupilos de Compromís han rehusado pactar con el PSPV, permitiéndole al PP que siga en la alcaldía de Montaverner, aunque sea en minoría y dejando la regeneración democrática, seguramente, para otro lustro. Así que por mucho que el grupo comandado tacticamente por el profesor Sanchis ahora pida «perdón», el descredito ya se lo han servido. Máxime cuando la patada que le quieren dar al veterano Chornet, se puede interpretar como una desautorización a uno de sus inspiradores, y referente del municipalismo valldalbaidí, el ex alcalde de Montaverner Luis Peiró, también socialista. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook