Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 03
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ALGUNAS CAUSAS DEL DERRUMBE TEXTIL

     A propósito de la reciente visita a Ontinyent de Ximo Puig, secretario general de los socialistas valencianos, conviene evocar, desde una perspectiva histórica de las últimas décadas, la influencia, letal, que ha tenido para la industria textil de Ontinyent y su entorno, la llegada del PP al gobierno de la Generalitat en 1995, con E. Zaplana al frente.

    Inauditamente no se han escuchado voces en contra del PP, entre los potencialmente afectados. Pero alguien deberá pasarles factura, digo de los conmovidos de la industria tradicional de aquí, a los mandatarios del PP valenciano. Al menos políticamente, ya que penalmente parecen inmunizados  ante la irrupción de tanta tropelía.

    Y sin ánimo de inciensos, pero si al menos de reconocimiento, compete señalar, en unos tiempos en los que  el PP ni por asomo muestra la menor sensibilidad hacia la deprimida industria textil, que políticamente, el nuevo responsable del socialismo valenciano, sitúe entre sus prioridades de actuación gubernamental “recuperar la industria tradicional”. Que evidentemente ya nunca será lo que era, pero del mal el menos. Difícil tarea, cuando no imposible, a estas alturas de la famosa crisis o nueva era. La apuesta de Ximo Puig, suena a incentivadora, cuando reivindicaba en Ontinyent la importancia de la industria tradicional valenciana "como elemento imprescindible para recuperar la economía valenciana".

    La zona textil que gira entorno a Ontinyent recibió apoyos importantes, en la década  de los 80, por parte del gobierno socialista de la Generalitat, como se derivaron a raíz de la creación del IMPIVA, destinado a “desarrollar la política de promoción de la innovación del Gobierno Valenciano en el ámbito de las pequeñas y medianas empresas”. Así como los Institutos Tecnológicos, caso de  AITEX, “una entidad clave en la promoción e innovación del desarrollo Tecnológico de la Industria Textil”,  que situaron en la senda de la modernidad la producción del sector. Sin embargo la alocada política de eventos que empezó a expandirse desde 1995, se olvidó concienzudamente de arbitrar referentes como los reseñados para el sector tradicional textil.

    A  finales de los años 80, Ontinyent acogió unas jornadas sobre el futuro del textil, con el fin de alumbrarle estrategias  al empresariado y la  decidida participación de la Generalitat Valenciana, que por entonces presidía  el socialista Joan Lerma. Pero inopinadamente, esta suerte de evento pedagógico, después no tuvo continuidad. Las prioridades se pervirtieron, a partir de 1995, cuando accedió al gobierno del Consell el PP. Y apuntalar y vacunar a la industria textil, ante su necesaria y perenne readaptación, para sobrevivir a la globalización que se cocía, el gobierno del PP valoró que no era urgente. En cambio las “tierras míticas” empezaron a emerger y a venderse  como el cuento de la lechera. Resultado: Zaplana en vez de invertir para salvar una parte del textil con nuevas tácticas, vampirizó al empresariado textil de aquí, succionándoles de los depósitos yugulares algunos millares de millones de  las antiguas pesetas, para fiarlos, como bien nos ilustra el libro de Alfredo Grimaldos, “Zaplana  el brazo incorrupto del PP” (2008), a ese gran prodigio del “desficaci”que es el Terra Mítica benidormí. Donde se abrió la carrera de la corrupción valenciana, siempre tutelada por el PP, cuyas secuelas se prolongan a la actualidad. Una operación en la que las grandes cajas valencianas, Bancaixa y CAM, empezaron a perder el nombre. La de Ontinyent, que afortunadamente no tenía presidente de obediencia PP, se salvó de esa catástrofe al no claudicar y no invertir una peseta en dicha megalomanía.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook