Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 26
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ASIGNATURA PENDIENTE

     

    No es de extrañar que “per tot arreu” del suelo español que el PP, como acreditado y meritorio heredero del franquismo, dicho partido ponga toda suerte de trabas legales y de presión, para borrar todos lo intentos de familiares y colectivos en recobrar, dignamente, muchas memorias de ejecutados y desaparecidos. En ese sentido, y aunque sea desde opciones minoritarias, una asociación vecinal de Ontinyent (el Llombo), para el caso, y en su seno a base de voluntarismo altruista, como acontece con Guillem Llin, miembro de la mentada asociación y autor de una amplia información y documentación, relativa a casi un centenar de fusilados y muertos en guerra, del bando republicano, cobren existencia a través  de las exhaustivas enumeraciones que G. Llin incluye en el suplemento primaveral de la revista vecinal a la que pertenece, titulado “Ontinyent, víctimes anònimes”, al que le precede la referencia: “75 anys del final de la Guerra Civil”. Obviamente en el bando ganador de la guerra también hubo muertos ontinyentins, pero su memoria ya fue ensalzada durante los 40 años de dictadura.
    La recuperación de la memoria de aquellos que dieron su vida en pro de las libertades, víctimas del fanatismo violento, es como una asignatura pendiente, aún hoy, en comarcas y ciudades como la de Ontinyent. Es verdad que en las últimas décadas han aflorado muchas investigaciones históricas al respecto, lo que no le quita un ápice de interés a la información citada, que acaba de ver la luz siete lustros después de atisbarse la democracia en España. Una iniciativa que puede ser considerada como un modelo. Por ello, además, compete ahora evocar el palmario desencanto, que reflejaba Josep Gandia, uno de los mas veteranos y fecundos historiadores ontinyentins,  sobre la transición española, debido a las cautelas que tanto han dificultado la recuperación de aquella época histórica, pese a lo cual su labor es encomiable. No en balde, y en base a su experiencia en este tema, J. Gandia alarga la Transición hasta la década de los 90, periodo a partir del cual empiezan a abrirle las puertas a documentación inédita de la época de guerra. Algunas de esas dificultades están recogidas en el último numero del Llombo, con ocasión de trasladar la intervención, en la presentación de su libro, el pasado mes de noviembre en el local social de esta asociación vecinal,  editora a su vez de la “República i guerra (Els papers inédits de la revolució)”, donde J. Gandia, además de actualizar y recopilar muchos artículos alusivos publicados en las últimas décadas, ofrece la visión ontinyentina mas completa de aquel luctuoso y fraticida periodo. Sin embargo, y coincidiendo con el poder absoluto que en democracia ejerce el PP, en el último bienio, J. Gandia ponía el acento en señalar que “desafortunadamente en muchos casos (juicios sumarísimos, por ejemplo) en los últimos años ha habido un retroceso considerable en el acceso a los documentos”. Como corolario el historiador ontinyentí apuntó que  “desde comienzos del siglo XXI las investigaciones toman un impulso definitivo”, lo que le permite situar a este período como el mejor conocido de la historia ontinyentina.
    En este epilogo alusivo a la memoria histórica es de justicia evocar el artículo de la revista del Llombo, dedicado a glosar la figura y trayectoria del alcalde republicano de un Ontinyent que, en aquellos años, contaba con unos 13.000 habitantes, Ramón Morales Espí, un trabajador de Paduana,  que tras varias vicisitudes se hizo sindicalista de la CNT, y el 29 de diciembre de 1936 es elegido alcalde hasta el 16 de noviembre de 1937, en que presenta su dimisión. Fue fusilado por los franquistas en la posguerra, el 19 de diciembre de 1939 en Paterna, pese a carecer de delitos de sangre como se evidenció. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook