Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 13
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    BAMBOO: UN AUTO DE ÓRDAGO

     Una noticia de presumible largo recorrido, ha aflorado en Ontinyent esta semana. Lamentablemente, y mas allá del pronunciamiento desencadenante, cabe sumar la constatación manifiesta del uso, desde la sombra del gobierno municipal, de replicar a una noticia que no era de su agrado, mediante la vieja estrategia alusiva a “la mejor defensa, es un buen ataque”. Con lo que se resucitaban, en este Consistorio, unas practicas que aparentemente habían desaparecido, tras el uso y abuso que se hizo de ellas por parte del PP en el cuatrienio anterior.

    Concretamente se trata del auto dictado el pasado 2 de octubre, pero que se daba a conocer a las partes el pasado lunes, por la juez Laura Alabau, del Juzgado Contencioso Administrativo nº 3 de Valencia, donde dispone la adopción de medidas cautelares “consistentes en la suspensión de la efectividad del Decreto 593/13 del 23 abril por el que se confirma en reposición el que dispone la medida de cierre del establecimiento”, es decir la discoteca Bamboo (antes OTK) de Ontinyent, que fue obligada, el pasado febrero, a cerrar su actividad, ante una orden emanada desde el gobierno municipal, aduciendo unas causas que, según el auto en ciernes, pone en tela de juicio inicialmente.

    Era una justificación que abundaba, según el gobierno municipal, en la necesidad de las medidas para no caer en una presunta prevaricación. Pero podría acontecer que pecaran, no por defecto, sino por exceso, ya que la juez, en su argumentario rebate la carencia de licencia de apertura, que data de 1985, según corrobora el auto. Amén de desautorizar la letra del informe realizado desde la Oficina Técnica, presuntamente doliente, y que si finalmente se ratifica mediante sentencia, obligará al gobierno de Jorge Rodríguez, a tomar medidas inflexibles sobre esos técnicos sobrados de excesos, ante la actividad privada, como es el caso, poniendo en un serio aprieto judicial al gobierno local.

    Y aunque las primeras consideraciones realizadas por la titular de urbanismo, Rebeca Torró, fueron de infravalorar el auto judicial, poniendo todas sus espectivas en la sentencia posterior del caso, a la par que se alegraba por la suerte del empresario afectado. Todo lo cual contrasta con los indicios que apuntan a que, la noticia del auto, se habría filtrado a algunos periodistas de confianza, desde el equipo de gobierno, con el fin de desactivar el impacto contra ellos, por la desautorización inicial que representa el pronunciamiento judicial. Las alusiones vertidas en la filtración, como el centenar de quejas vecinales, sin especificar a cuantos años correspondían, o si procedían, mayoritariamente, de una misma persona, así como el poner en entredicho a la juez del caso, porque hace 8 años se negó a casar a personas del mismo sexo, mezclando churras con merinas, y todo con el disimulado objetivo de menoscabar la reputación de un empresario ontinyentí. En una suerte de ensañamiento, tras el temerario cierre de febrero, ahora desautorizado, inicialmente, en base a preceptos de ley. Esta perpleja obcecación contra un destacado empresario, cuya actividad de ocio, a lo largo de mas de tres décadas de trayectoria, se ha basado en ofrecer un tipo de servicio público, que ya forma parte de la memoria sentimental de miles de ontinyentins, así como de la comarca, tanto en sus programaciones musicales, sus fiestas de boda o celebraciones colectivas de toda índole.

    Y es que el berenjenal en el que algún técnico puede haber metido a un gobierno celoso de no incurrir en prevaricar podría ser de órdago, a tenor de los daños y prejuicios a sustanciar. Al tiempo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook