Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 23
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CAIXA ONTINYENT EN SOLITARIO

     La entrevista que publicaba este diario, el pasado domingo, a Rafael Repullo, Director del Centro de Estudios   Monetarios y Financieros del Banco de España, donde proclamaba que “la crisis del modelo de cajas de ahorro se debe a la interferencia política”, es un diagnóstico donde, certeramente, pone el dedo en la llaga, máxime en el ámbito valenciano.

    Y es que a la vista del exterminio de cajas en este territorio,  no es de extrañar que hasta un reputado periodista, en asuntos económicos valencianos, como Cruz Sierra, se pronuncie,  en negro sobre blanco y visto lo visto, con un eufemismo aleccionador “Viva Caixa Ontinyent”.

    Pero conviene, en este tiempo de turbulencias  financieras, evocar la siembra prudente y fructífera que realizó, en la segunda mitad de la pasada década de los años 90, el tándem de la cúpula de Caixa Ontinyent,  formado por Ricard García, de procedencia socialista, en la presidencia, y el ya fallecido Paco Sanchis, en la dirección. Fueron unos años  en los que la actual independencia forjó sus cimientos, tras las maniobras y presiones ejercidas desde el emergente poder  del PP en la Generalitat, con su ex presidente Eduardo Zaplana a la cabeza. Zaplana y su conseller económico, J. L. Olivas, que diseñaron un catastrófico desembarco político en las cajas valencianas sin precedentes, mediante la promulgación de leyes hechas a su medida. De aquella siembra, la ruinosa cosecha actual. Sin embargo, aquí, la  firmeza de R. García y P. Sanchis en el posicionamiento de no sumisión política de la entidad con sede en la plaza Santo Domingo, llevaron a que esta Caixa saliera indemne, al no involucrarse en aventuras de calado económico suicida, caso de Terra Mítica, cuyo canto de encantador de serpientes si fue escuchado por un puñado de empresarios textiles de aquí, para su desventura.

    Con la llegada del nuevo siglo el PP pudo por fin, gracias a su estrategia legislativa, colocar a un ontinyentí de su cuerda al frente de la entidad, Rafael Soriano, un ex empresario textil que contó en su ascenso con el vist i plau de E. Zaplana y, sin duda, el calor de quién entonces era algo más que el jefe de prensa del President de   la Generalitat, Pedro García, un lazo familiar  que, con el paso del tiempo, se ha convertido en la principal mácula en el desempeño  de sus funciones, al frente de Caixa Ontinyent. Ya que la imagen pública del susodicho yerno, no para de caer en picado, pues tras endeudar hasta lo indecible a Canal 9, en su condición de ya ex director de RTVV, estos últimos días, su nombre ha vuelto a aparecer salpicado, en las cintas que se están escuchando en el  llamado juicio de los trajes a Camps.

    Con todo R. Soriano ha logrado mantener la entidad que preside en principios fundacionales, hasta conseguir erigirse en el único oasis financiero en el contexto del desierto valenciano, (pese a que, tal vez afortunadamente, la ignoren algunos de los actuales mandatarios del PP en Les Corts, como pudo escucharse recientemente).

    Pero la actualidad manda y los retos se suceden, por lo que mientras se dilucida una salida digna para su presidente, Caixa Ontinyent  afronta un panorama nada halagüeño y surcado de retos. Un periodo donde deberá poner toda la carne en el asador, de cara a  reflotar financieramente la maltrecha  economía comarcal, como máxima de supervivencia. Pues como señalan las cifras de  beneficios que mostraba la entidad, hace unos días, estos han disminuido, respecto al 2010, un 27%. Dígitos  sintomáticos de la caída en lo que se cuece económicamente por los lares donde se ubica Caixa Ontinyent.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook