Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 06
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CAIXA ONTINYENT, SOLA ANTE EL PELIGRO

     Al fin solas, dígase ante el peligro, el que se cernía sobre ellas, después del tsunami que ha barrido del mapa las cajas españolas, y por ende el concepto que durante mas de un siglo habían significado las cajas de ahorro, para las economías domésticas y las pequeñas empresas, en lo que atañe al sistema financiero, y llegada la hora de bajar el telón, resulta que permanecen en escena, nadando contracorriente, dos entidades menores o “caixetes”, y sin ningún ánimo peyorativo, mas bien todo lo contrario. Son Caixa Pollensa y Caixa Ontinyent. Con muchos puntos en común y un recorrido que sobrepasa el siglo de existencia. Como el ámbito supracomarcal de su expansión, en su respectivo contexto autonómico o el mantenimiento de vinculos identidarios.

    Deteniéndose en la vall d’albaidina y como bien saben los labradores, “d’allò que plantes culls”, y dado que en tiempos de bonanza la antigua Previsora apostó por la expansión de oficinas, buscando su nicho en las denominadas CCV, también es cierto que no se plegó a proyectos kamikaze del PP, y esa ha sido su tabla de salvación, ya fuera en Terra Mítica o en otras ruinosas inversiones capitaneadas por Zaplana o Camps. Sin olvidarse del conquense José L. Olivas, quién tras politizar las cajas valencianas como nunca, en su anterior calidad de conseller de la Generalitat, promulgando las  leyes necesarias, pasó a presidir Bancaixa, y tras unos años de temeraria  gestión, ha ido a cobijarse a Madrid, como virrey, dejando huérfana a la sociedad valenciana, mayormente, de caja autonómica. Todo muy surrealista y denigrante, sino torcemos la mirada hacía la más pura y llana delincuencia.

    Si bien siempre hay que mantener un segmento de escepticismo, tocando madera por si acaso, lo cierto es que, hoy por hoy, Caixa Ontinyent está exenta de las salpicaduras de inmoralidades y latrocinios, difuminados mas o menos eufemísticamente, que han sido perpetrados en la CAM, Caixa Nova y tantas otras cajas por sus máximos dirigentes, y todo en base, como atisban los dígitos, a sus deméritos de gestión. Puro kafkianismo.

    Salvados los muebles, no obstante toca renovar a la cúpula dirigente, impregnándose de un sano ejercicio de realismo. El reto subsiguiente para Caixa Ontinyent no estriba en el pérfido “quítate tu, que me pongo yo”. No, desde  el presidente para abajo, compete una renovación, preñada de responsabilidad y profesionalidad competencial, aunque solo sea en puntuales posiciones estratégicas, con gente de la plantilla o con alguna incorporación, llegado el caso, capaces de arbitrar las maniobras necesarias que sigan conduciendo la nave a buenos puertos. Para ello se precisa mucha autocrítica. Empezando por su presidente, cuya  ascensión fue fruto de la policitación de las cajas, pero que inopinadamente cosechó el título de la independencia para Caixa Ontinyent, lo cual debería servir de acicate para obtener otra victoria, la de la retirada a tiempo. Y es que obviamente, ante las actuales aguas turbulentas de la economía, la caixa de les comarques precisa de un equipo que sintonice armónicamente con estos tiempos revueltos, a la par que sirva a los intereses de la población que habita en su actual “taca d’oli” financiera. Para ello cuentan con muchas ventajas. Desde seguir actuando como la entidad financiera de referencia, como antaño, para las pequeñas empresas que sobrevivan o puedan aflorar en un futuro, hasta  aprovechar el vacío dejado por las grandes cajas valencianas, como se vio recientemente cuando un colectivo clientelar de la CAM, ante la debacle de aquella entidad, apuntó públicamente hacía Caixa Ontinyent.

    <!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook