Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 07
    Mayo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    Cuando se echa en falta un nuevo modelo de ciudad

    Cuando se echa en falta un nuevo modelo de ciudad

    en días pasados hemos asistido a sendos anuncios en los que el Ayuntamiento de Ontinyent ha querido dar la imagen de que ahí está el gobierno municipal para arreglar cualquier descosido que se origine en la ciudad: desde la ampliación del ámbito del ARRU para cubrir el presupuesto e inmuebles, que afecta a los barrios históricos de la Vila y Centre Històric-Raval, hasta la convocatoria por cuarta vez de ayudas que fomenten el alquiler de naves y locales. Pero tales medidas, aunque a algunos puede que les caigan como pan bendito, si escrutamos su origen vemos que no responden a un necesario plan de futuros, un plan confeccionado por eruditos y aprobado con el vist i plau de los representantes de la ciudad. Se echa en falta, tras la sacudida de la crisis que estalló hace casi una década, una revisión y adecuación a la situación actual del PGOU que defina un futuro modelo de ciudad. Y hoy por hoy no se divisa de ninguna manera. El asunto, por consiguiente, no estriba solo en rehabilitar 55 o 66 viviendas, sino que las inversiones públicas se hagan mirando a un horizonte trazado previamente. Y no colocando parches. En ese contexto, por tanto, se presume antojadiza la información de esta semana acerca de que Ontinyent tendrá una oficina para la rehabilitación. En tanto no se elabore el mentado modelo, no habrá mucha rehabilitación que gestionar. Con la demanda actual se suponía que se podía realizar desde la Oficina Técnica Municipal. Por eso cuando ayuntamiento y Conselleria d'Habitatge firman un convenio para crear este servicio sobre regeneración urbana, el gobierno municipal está adquiriendo un reto. El de justificar y llenar de contenido la mentada oficina, la cual difícilmente podrá realizar su labor con eficacia si, previamente, no se fija un modelo de futuro sobre el que actuar. 


    El estado presente de numerosas casas de los barrios antiguos de Ontinyent es de auténtica ruina. El ejemplo del que informaba Levante- EMV era aleccionador: «El Ayuntamiento de Ontinyent sigue adelante con el Plan de Saneamiento de Núcleos Antiguos y va a derribar cinco viviendas que se encuentran en estado de ruina ubicadas en el barrio de Poble Nou». Sólo un caso más de la penosa realidad. Se echa en falta, como informaba este diario, que las administraciones, para el caso la de Ontinyent, deben recordar la revisión de los edificios, igual que la ITV (de los coches). Y si como reclama el Colegio de Administradores, las fincas de más de 50 años deben pasar una inspección podríamos encontrarnos con la escenificación de una imagen urbana ontinyentina en forma de buñuelo. Ya que el deterioro urbano, el del Ontinyent antiguo, es galopante. Si exceptuamos edificios especiales. Lo que significa que, más pronto que tarde, el gobierno que capitanea Rodríguez deberá acometer actuaciones al respecto. 

    El otro round informativo, el de que Ontinyent convoca las ayudas que fomenten el alquiler de naves y locales, es una de tantas medidas que aplican el gobierno municipal en su afán de incentivar la creación de empleo. Los resultados dicen que se duplicaron en 2016 los expedientes tramitados y se triplicó el importe de las subvenciones. No está mal.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook