Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 31
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DEMÓCRATAS CONTRA EL "ANTI-SISTEMA" PP

     La salida pública furiosa, desesperada y destemplada que hacia el portavoz municipal del PP ontinyentí, Filiberto Tortosa, contra las declaraciones, en el transcurso de una entrevista, que realizó Jorge Rodríguez, batle de Ontinyent, pone en evidencia la tendencia, extrapolable al PP autonómico, así como al nacional, el miedo escénico a perder ese poder absoluto, a la par que carcomido por la corrupción y por la gangrena democrática, que con tanto afán y perseverancia han perpetrado. Digo de erigirse en el gran partido “anti sistema”  de la vigente democracia española, caigan las leyes o se pervierta lo que haga falta.

    Ciñéndonos al concreto detonante aludido, como hilo conductor, tenemos que el representante ontinyentí de ese partido “anti sistema” (F. Tortosa), sin el menor escrúpulo y prudencia, tacha a Rodríguez de “cínico”, por hacer una declaración sesuda, racional y de urgente plasmación, “abogar por la supresión de la Diputación”. Porque si reputar de impúdico, insolente y atrevido se trata, abría que rogarle a Tortosa, y al staff del PP en general, que osaran contemplar en un espejo toda la pila de intereses delictivos que esconden en muchas instituciones democráticas que gobiernan, con formato patrimonial. De ahí que algo tan nítido y diáfano, como es proclamar que la supresión de las diputaciones se revela “como forma de ahorro para la administración”, desnude sus oscuros objetivos.

    Por tanto el PP ahora no puede pretender auto justificar lo indefendible, recurriendo a argucias propias del patio de un colegio, al achacarle  al batle que fuese, en el periodo 2007 a 2011, “asesor del grupo socialista en la Diputación”, mientras calla los cuatrienios que él mismo anda nutriéndose de dicho pesebre. Aunque, obviamente, eso es lo menos grave, en cambio sí lo es más el que no se sume al bien común, cuando Rodríguez aboga por nuevos modelos, al constatar una verdad irrefutable:“las diputaciones están superadas por el modelo autonómico”.

    Más interesante se presenta el   debate de la financiación de los municipios, que mientras J. Rodríguez pone el dedo en la llaga, sosteniendo que “Ontinyent tiene con la Generalitat el mismo problema de discriminación e infrafinanciación que la Comunitat con Madrid”, el PP de Tortosa va a lo suyo, despejando por la tangente el meollo de la cuestión, al adjudicarle funciones engañosas, que son  un brindis al sol, con el fin de sostener ese abrevadero, rancio y duplicado en el contexto de una administración autonómica, como acontece con la diputación. Y Tortosa lo hace largando temeridades de este estilo: “la eliminación de la entidad provincial sería una falta de conexión con la realidad propia de Ontinyent”, con lo que denota ignorar la existencia de la Generalitat, que aunque saqueada, arruinada y herida de muerte por su partido, aún existe. Así que el uso indebido de un presupuesto público, a cargo de dicha institución provincial, lo único que justifica es la duplicidad, a mayor gloria del califa que la preside, con sus excesos verbales, su incultura reconocida y su mentalidad testicular 
    (“EU, Compromís o el PSOE no han tenido nunca la categoría ni los cojones de decir que son valencianos”, Alfonso Rus), con lo que evidencian y afloran un miedo visceral ante la merecida debacle electoral que se atisba para los nuevos “anti-sistema”.

    Emulando a Rus, recientemente, “hay que decirlo bien clarito y bien alto”, el PP se ha erigido en “anti-sistema “. Rajoy y su tropa desnortada,  ahora, se quiere sacar de la manga una carta marcada, con el fin de perpetrar un pucherazo e imponer el tongo en la democracia municipal. En Ontinyent, como en casi todas partes, los del PP ya no son mayoría, solo “anti-sistema”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook