Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 01
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    Efectos y consecuencias

    Tras los efectos del pasado domingo, que le han girado la cara política a la Vall d’Albaida, vienen las consecuencias. Que necesariamente no serán pocas, pero si sustanciosas. Los simplistas y etiquetadores dicen que “La Vall ha realizado un giro a la izquierda tras las elecciones municipales”. Aunque el “recorte” democrático de votos al PP, es más amplio y con bases mas profundas. Que en unos casos se haya plasmado en la consecución de más mayorías absolutas. Caso del PSPV, que ha conseguido 12 alcaldías en solitario, mas otras que le puedan caer tras los pactos. Empezando por  Ontinyent, donde el PSPV, con 14 concejales, lo “petaba”. Siguiendo esa estela se sitúan los triunfos de los socialistas en Benigànim, donde gobernará María Amparo Canals. O, en Bocairent, Josep Vicent Ferre, y Vicent Gomar en la Pobla del Duc. Precisamente estos dos últimos suenan como candidatos a presidir la Mancomunitat.

    Compromís ha seguido sumando alcaldías, desde consolidar las de Albaida, Agullent y Otos, mas la novedad de Fontanars dels Alforins, u otra que por lógica le caerá, caso  de l’Olleria.

    Un asunto pendiente, y tal vez más espinoso, a tenor de los antecedentes que se arrastran en Quatretonda, pero donde por lógica debería imponerse, de cara a no defraudar las expectativas del electorado progresista, un pacto de gobierno progresista, para el municipio, ya que los cinco concejales del PP obligan a Compromís y PSPV, que suman 6 concejales, ha reeditar alianzas, arrinconando visceralidades o prejuicios personales, alejados de las esencias políticas que representan.

    Inopinadamente, uno de los relevantes municipios de la comarca, donde no ha caído el PP, ha sido, y por un puñado de cuatro decenas de votos, Aielo de Malferit, donde el actual alcalde, J. L. Juan Pinter, ha visto como la mayor parte del electorado aieloner lo seguía, pese a su gestión polémica, cuando no insolidaria con la comarca.  Las causas seguro que las hay. Y el bipartidismo aieloner seguro que no ayuda a la pluralidad.

    Una consecuencia de los resultados municipales será la del cambio de color en la Mancomunitat de Municipis comarcal, donde entre socialistas y Compromís se cortará el bacalao. Y a no dudar el tema prioritario, con el “vist i plau” de los nuevos mandatarios en la Generalitat i Diputación, y con la previsible evaporación del chanchullo de la burbuja del Consorcio, será la recuperación y finalización de las infraestructuras dotacionales del Pla de Minimització de la Vall d’Albaida.

    Otra consecuencia sería la cara y cruz del PSPV y Compromís, en su tarea común de gobernar Albaida y Onrinyent, ya que mientras en Albaida el alcalde de Compromís, Josep Albert, ha sumado dos concejales procedentes del PSPV, lo que llevará implícito la renuncia de la número uno, Eva Tormo, seguida de la del número dos, la del histórico socialista Josep V. Bodí. En Ontinyent, Compromís, se dejaba un regidor, en favor del PSPV. Por lo que resulta coherente el anuncio de convocar,  a falta, tal vez, de hacer autocrítica,  por parte de los de Joan Gilabert, una asamblea para el próximo viernes 5 de junio. Máxime cuando la candidata a la Generalitat de Compromís, Mónica Oltra, les ha superado en más de 3000 votos. Un recuento que indicaría errores propios.

    La tercera consecuencia, para concluir, seria la  que ha empezado a correr “per tot arreu”, según la cual Jorge Rodríguez podría presidir la Diputación de Valencia. Una probabilidad que el propio Rodríguez, des la prudencia, ya ha acotado públicamente, al manifestar que “Sólo aceptaré cargos que sean compatibles con la alcaldía de Ontinyent”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook