Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 15
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL BAMBOO BLUES FEST ARRASA EN UN MARATÓN DE 12 HORAS

     El sábado, a lo largo de casi de 12 horas, Ontinyent fue escenario del “Bamboo Blues Fest”, fruto de ese fructífero noviazgo que sostienen la sala Bamboo y la academia musical de la ciudad Ad Libitum (fruto de dicha relación en el mes de julio tuvo lugar el Festival de jazz).

    El balance, a tenor de lo que se vio y de lo que opinan músicos participantes y organizadores, así como el público, en general, que asistió a este inaudito evento, no ha podido ser más fructífero, efectivo y alentador, al haberse alcanzado los objetivos fijados de antemano.  

    Abrió este maratón de blues y un largo ristre de estilos musicales, próximos y familiares, la banda de Valencia Dixie Jumble, con un estilo evocador y templado, con el fresco sabor del swing, el jazz, el blues y la música popular americana clásica. De aquel fondo musical emergía la personal, suave y versátil voz de Marian Zorio. La cual incluso se atrevió a versionar un tema del ronco Tom Waits, pero también evocó a Peggy Lee o Ruth Brown, para finalizar con la gran Billie Holiday.  Asimismo destacó la guitarra de Raúl Rabadán, quién plasmo con singularidad el sonido de los T-Bone Walker.

    Les sucedió en el escenario de Bamboo otro grupo que tampoco se amilanó ante la escasez  de un público rezagado, los  Nasty Boogie, una banda de blues nacida también en Valencia. Su debilidad por el blues de Chicago o el sonido de Texas, les llevó ya en  2009 a publicar su primer disco: "Moanin´At Midnight" y en 2012 publican su segundo álbum: "Fresh Little Fish”. Ambos repertorios, así como diversas versiones de clásicos como Muddy Waters, constituyeron el bagaje de sus intensas interpretaciones. Sus interpretaciones evocaban a los Dr Feelgood de los Lee Brilleaux y Wilko Johnson.

    Con la irrupción de El Cartero Rockero llegó la revelación del festival. Toda una sorpresa en formato trio, comandada por el cantante de l’Alcudia Òscar Briz, quién tras experiencias indie con Banderas de Mayo o haber grabado media docena de discos en el contexto de la cançò, donde los reconocimientos y premios obtenidos parece que no dan de comer, por lo que ha decidido sacar al rockero que anida  dentro de él, y de que manera. La intensidad, sudor y música de los Cartero Rockero volvió  a plasmar el espíritu de Dr. Feelgood, cultivadores del pub rock londinense. Un menú musical a base de rhythm and blues, que cautivaron a los asistentes al Blues Fest con su volumen y ritmo frenéticos y sobre todo un repertorio basado en grandes versiones del punk y la new  wave, que alcanzó su momento álgido en las interpretaciones corridas del “God sabe the queen” de los Sex Pistols y el “rock and roll radio” de los Ramones o recreando el himno de Ian Dury, “sex, drugs & rock and roll”. Como bien escribe el Cartero Rockero, en una suerte de carta de presentación: “El concert en directe és l'estat natural d'aquesta formació paral·lela que reparteix amb passió i ferocitat les seves cartes, postals, paquets, giros, reemborsaments i notificacions de pura passió pel rock'n'roll de tota la vida”.

    El grupo con base en Alzira, Limbotheque, ya pasada la hora de las brujas, llegó el tiempo de comunión entre músicos y público. A lom que contribuyó  sin duda Carol Mendoza, esa cantante seductora y transmisora de buenas vibraciones en escena. El repertorio discurrió entre sus tres discos editados hasta la fecha, así como del próximo, “crash”,  que está impregnado de una base mas roquera, en relación a sus anteriores trabajos. De ahí que el sonido de Limbotheque, mermado por la riqueza interpretativa del ausente Gerad Vercher, redundó en un sonido mas rock, de lo que era habitual en este grupo, o sea como se ha dicho de ellos que van “del pop al jazz, pasando por el swing más divertido, country, sonido fronterizo tex-mex, chanson francaise con aroma de cabaret, tintes gitanos de Europa del Este, incluso dan un ligero rodeo por el soul”.

    El trío de liderado por Graham Foster, un músico veterano ingles que, desde 1972 en que inició su carrera, codeándose con la crema del blues británico, ha desarrollado una  larga trayectoria hasta que hace unos lustros decidió residir y desarrollar su actividad en las Comarcas Centrales Valencianas, y en eventos como el que nos concierne. Su actuación estuvo trufada de las composiciones que forman su vasta discografía, siendo seguida por una audiencia fiel que ya empieza a ser legión.

    Una jam sesión con parte de los músicos que habían participado en el festival sirvió para poner el broche final.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook