Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 09
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL COMPROMISO DE COMPROMÍS EN UN LABERINTO

     El compromiso de Compromís en un laberinto

    Anda el Compromis de Ontinyent en un laberinto inaudito. Con lo fácil que resulta contemplar los dígitos, por no apelar a la marca emergente que tiene su icono de referencia en Mónica Oltra. Algo mas del 40% de electores que, como una piña, le han votado al partido único que perversamente ha tratado, a través de la batuta de Lina Insa, de degenerar al máximo la praxis democrática, frente a un casi 60% de la ciudadanía que mayoritariamente ha dicho, mediante su voto, que “ja en tenim prou”, manifestando sus sensibilidades de progreso hacía esa cabeza de ajos, plasmada  en  tres alternativas, que son PSOE, Compromís y EU. No ver esa evidencia, contemplada en el sistema actual electoral, son ganas  de marear la perdiz y de jugar a una ambigüedad mal calculada, de pérfidas consecuencias.
    Sobre todo porque su propuesta de  un gobierno de concentración podría significar una felonía a la sensibilidad de su electorado, sino un harakiri de futuro, si por ventura, Compromís de Ontinyent, osa dejar la vara de mando en manos del partido que mas ha erosionado la democracia municipal, el PP. Y, por ende, al que la recuperación económica, por mucha demagogia que lancen, así como la regeneración democrática, le importa una higa.  En cambio, a modo de exculpación de sus pecados, el PP si debería “arrimar el hombro”, como le gusta decir a Insa, pero apoyando a un gobierno dirigido por la batuta mas votada de los integrantes del “cap d’alls”.

    Tampoco es cabal dejarse llevar por ese axioma interesado de parte, según el cual el PP al ser la candidatura mas votada, debería ostentar la alcaldía, una tesis que defiende Lina Insa, al blandir que no hacerlo seria “traicionar” a su electorado. Como si la política municipal fuese una liga de fútbol, cuando la fuerza de las sensibilidades  de la “cabeza de ajos”, suman legalmente mas puntos.

    Llegados aquí, y de cara a la elección de nuevo alcalde, cargo con unas atribuciones, hoy por hoy, quizás excesivas, pero es lo que hay, encaja hacer hincapié en un dato infravalorado, pero que es indicativo del pensamiento entre muchos votantes de Ontinyent, y es que, de los cuatro partidos con representación municipal, el que mayor contraste en la preferencia ontinyentina ha cosechado, respecto a la candidatura autonómica, ha sido la socialista, con casi quinientos votos de diferencia a su favor, el segundo ha sido el de EU con solo 10, mientras que  la candidatura de Compromís obtenia10 votos menos que en las autonómicas y, la peor, el PP de L. Insa, con 177 votos menos.

    Por tanto cuando Insa se jacta que son la candidatura mas votada, lo que ha debido confundir al voluntarioso pero bisoño, en lides políticas, cabeza de lista de Compromís, Josep A. Francés, abogando para que Ontinyent tenga un gobierno fuerte y estable, esta queriendo decir que la ciudad debe seguir gobernada por esa suerte de “dictablanda” que, con el aval de los votos democráticos, ella capitaneó.

    Para tensar los ánimos, entre la parroquia del Bloc, ahora ampliada a Compromís, desde los medios de agitación y propaganda del PP, se está recuperando un falso bulo local, que data, nada menos, de hace 8 años, según el cual una de las razones que Compromís esgrimiría para avalar una alcaldía del PP, seria un agravio, (si es que un agravio puede ser una razón irrebatible), por el incumplimiento de los socialistas de no acceder a  repartirse la alcaldía en su día. Una falsedad que aún hoy se sigue alimentando, pese a no existir ninguna prueba documental, mas allá de las habladurías interesadas en dinamitar una alcaldía de signo progresista.

    Por coherencia, si Compromís de Ontinyent no quiere dejar con el culo al aire a sus M. Oltra, debería ya saber que la “regeneració democrática” que proclamaban, así como la recuperación económica y la fijación de prioridades de consenso para salvar a Ontinyent, no la puede interpretar ni dirigir una orquesta, la del PP, que tanto chirría en estos menesteres.

    <!--[if !supportEmptyParas]--> <!--[endif]-->

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook