Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 14
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL SUSTRATO DE ONTINYENT EN BLANCO Y NEGRO

     Una exposición fotográfica evoca al Ontinyent del comienzo de la denominada como la “década prodigiosa”. Pero como bien advierte un poema de A. Machado, “y al volver la vista atrás se ve el camino que nunca se ha de volver a pisar”. Ambos mimbres constituyen la  esencia que se plasma, desde el sábado 7, en la exposición dedicada al Ontinyent de hace medio siglo, que ha sido realizada por el  Grup Fotogràfic Pou Clar, con fotografías de la ciudad relativas a lugares y gentes de los años 1961-1962, efectuadas por Rafael Bernabeu Galbis, que se muestran en  el CC El Teler.

    Las imágenes retrospectivas ofrecen escenas como la presidencia, en el transcurso de un desfile, de las denominada en aquella época de régimen dictatorial “fuerzas vivas”, el paraje del Pou Clar, que apenas se diferencia en concurrencia y formato del que se puede contemplar en los días de verano de los últimos años. También se contempla la demolición de un edificio en la plaza Santo Domingo, en cuyo solar se iba a levantar el edificio que alberga la sede central de la emblemática Caixa de Ontinyent, que por vaivenes y convulsiones de la reciente historia económica española ha pasado ha erigirse, con su seña numantina a desaparecer, convirtiéndose por ello en una “rara avis” del concepto acuñado como cajas de ahorro en España.

    Obviamente, dicha exposición, se asoma como la punta de un iceberg de historia. Cuyas realidades, mayormente se presumen. Era un Ontinyent en blanco y negro. Era esa ciudad ancestral, aislada en un valle. El transporte era precario. Los medios de comunicación no cubrían la información local ni la comarcal, a no ser que  se tratara de algún suceso o noticia que exacerbase a los sectores del nacional-catolicismo, dominantes y adscritos al régimen golpista de Franco. De ahí que la emisora local, Radio Ontinyent, diariamente emitiera el parte o diario hablado de las 14’30 horas.

    Las indumentarias de las gentes de la calle expuestas revelan la distancia, a años luz, respecto a la modernidad en muchos conceptos. Eran síntomas de una lejanía en  relación a las costumbres que florecían en la emergente Europa o Estados Unidos. Aquí por no llegar, no alcanzo ni de lejos, los cambios que irradió el turismo costero.

    Una retrospectiva cinematográfica de películas de aquella época rodadas por el sin par Luís G. Berlanga, caso de Calabuch (1956), los jueves, milagro (1957) o Plácido (1961), como guarnición de la exposición, nos acercaría con mas propiedad social a aquel Ontinyent, el que visitó por primera vez, en 1962,  Joan Fuster, con motivo de sus fiestas de moros y cristianos, cuya crónica en prensa levantó ampollas entre los “intocables” de la ciudad.

    En aquel 1962, donde la televisión aún no había llegado a los hogares, la radio, y hegemónicamente la que había fundado Salvador Miquel, con una programación entrecortada y de preponderancia musical, especialmente a través de sus discos dedicados, hacia llegar las canciones del momento, es un decir, caso de Raphael, quién, tras ganar el Festival de Benidorm, se convirtió en un cantante habitual de la radio ubicada en la plaza Santo Domingo. Otros cantantes y canciones de éxito, por aquellos días, que llegaban a través de esta emisora a los  receptores ontinyentins y de la comarca fueron el "Di, papá" por José Guardiola (quién falleció el pasado lunes) y su hija Rosa Mary, el “perdóname" del Dúo Dinámico, o “Tómbola" de Marisol. También, allende, se registró la irrupción del fenómeno Beatles, pero aquí no llegarían, en todo su esplendor, obviamente en blanco y negro, hasta una noche de cine de verano, cuando en el Torrefiel se proyectó el desbordante film “Que noche la de aquel día”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook