Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 18
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    EL TELER QUE NO TEJE A LA SOCIEDAD

    El Centro Comercial El Teler de Ontinyent inició su actividad el 30 de noviembre de 2005. Su inauguración llego preñada de muchas esperanzas. Su ubicación y los horizontes que abría ante sí no podían mejores. Ontinyent vislumbraba que, por fin, iba a salir de su letargo histórico, como centro comercial comarcal. Pero llegados aquí, a las puertas de celebrar su décimo aniversario, se puede decir con propiedad que, en El Teler, no se puede tomar ni un café.

    ¿Qué significa esa rareza?, simplemente que el céntrico y singular edificio que debía albergar la vida comercial, social o de ocio local y por extensión comarcal, no está cumpliendo, ni de lejos, las expectativas depositadas en él por muchos ciudadanos.

    Las  causas que se pueden apuntar, para que tan ilusionante proyecto, a día de hoy, siga sin levantar el vuelo, son numerosas y prolijas. Y doctores tiene la Iglesia para diagnosticar, con propiedad, los males que acechan a este espejismo de icono de la ciudad. Lo que no quita para que se enumeren algunos desaciertos que permiten realizar una radiografía de su evolución.

    En primer lugar las diferentes gerencias, del centro comercial, nunca han rayado a la altura y ambición que requería la batuta que empuñaban. Después, los propietarios de El Teler, tampoco han sintonizado con el tejido social de su ámbito de radiación. Ni los oriundos fundadores, que abandonaron el barco a los 4 meses de inaugurarlo, seducidos por el canto de sirena (económico) del grupo inversor J. P. Morgan, ni menos estos americanos, con centro de decisión en Londres, que lo pilotan desde entonces. Pese a que en los dos pasados años hubo intentos de comprar El Teler, a cargo de un fondo inversor buitre, de origen chino, que pretendió hincarle el diente a precio de chatarra, el asunto, entre aves de rapiña de la economía, finalmente, no llegó a buen puerto. Sus lejanos propietarios evidencian que la inversión ontinyentina se la refanfinfla.

    Dos muestras suculentas, que revelan el desinterés de los propietarios actuales, han tenido como protagonistas a una academia de enseñanza, que con un censo superior a los 500 alumnos, vio como les ponían unas condiciones económicas leoninas, lo que abortó un movimiento de centenares de personas diarias en dicho centro. Después ante una oferta colaboracionista del gobierno municipal, acerca de un número de plazas del parking, exigieron el moro y el moro. Por lo que, consecuentemente, tanto en un caso como en el otro se quedaron sin nada.

    Del anuncio que hace El Teler, “con su ubicación privilegiada, su diseño moderno y su concepto innovador, reúne todas las características para ser el centro neurálgico de toda la Vall d´Albaida. Tiene una superficie construida de 44.000 m2, y una superficie bruta alquilable de 16.000 m2, etc.”, a lo que hay en realidad, dista un buen trecho. Ya que si “El Teler nació con el objetivo de ser el lugar de encuentro y diversión de los ciudadanos de la zona”, la oferta comercial ha ido languideciendo desde ya su raquítica muestra inicial, de 28 comercios a la mitad, y la restauración y el ocio, que se ubicaron en la 3ª planta, ahora ya lleva unos años cerrada, y los multicines, tras el cambio de empresa adjudicataria, de Yelmo a Cineapolis, sobrevive con más pena que gloria.

    Lo más asombroso e indignante es que, por las torpezas de gestión, se impide que este centro, deje de acoger comercios que oferten la laboriosidad y productos textiles de la zona, o los agro-alimentarios, pero también marcas comerciales seductoras como Zara o Mango, amén de cualquier franquicia alimentaria, que tanto abundan en ciudades medias y próximas como Alcoi, Gandía o Xàtiva. En resumen, una necesidad frustrada.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook