Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 03
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL TORTUOSO CAMINO DE LA BASURA DE LA VALL

     La cuerda que estiran entre los que creen, a pies juntillas, en el Pla de Minimització de la Vall d’Albaida y los que asentados desde posiciones prepotentes, reciben todo  el viento del rodillo a favor, así como todos los efectos colaterales de una mayoría política, justicia incluida,  representados en el  envite por el Consorcio que preside el xativí Vicente Parra, en vísperas del 1 de agosto se ha tensado al máximo. Y aunque inicialmente la Vall acatará la controvertida decisión judicial, el asunto va para largo y desde diferentes frentes de la comarca ya han anunciado que van a seguir en la lucha.

    La tensión máxima, en tan pervertido tema, ha recaído sobre el presidente de la Mancomunitat valldalbaidina, Juan A. Puchades, sobre cuya cabeza se han dirigido tos los proyectiles, pese a desempeñar el papel de pianista en este aciaga  lucha de intereses. Entre la parte que voluntariamente representa, la Mancomunitat, la cual se acoge a la racionalidad de su Pla de Minimització, de ámbito estrictamente comarcal y con casi tres lustros de vuelo, más una repercusión medioambiental controlada  y, sobre todo, de cara al ciudadano pagano del servicio, con un coste mucho menor  del que baraja el Consorcio. Mientras la otra parte, el Consorcio, guarnecido por un hedor de intereses que apesta, acecha al Pla de Minimització como la más voraz de las aves de rapiña, en pro de esquilmarle la autogestión comarcal de los residuos sólidos. La beligerancia ha sido diseñada desde varios frentes de ataque. Ya sea desde la fachada política, pues como certeramente desde la Vall se ha insistido se trata de un problema político de fácil resolución. Obviamente tras el Consorcio convive un pez grande (la empresa FCC según apunta la Plataforma de Residuos y otras fuentes) que hace primar su interés privado contras los públicos.

    Y como lloviendo sobre mojado, la irrupción de la justicia, en un sarao netamente político, arroja una serie de ultimátum, como el que gravita ahora  mismo sobre el cielo de la Vall, cuyo mandamiento ordena y manda que la basura de la Vall deje de llevarse a la planta de transferencia de Bufali (Vall d’Albaida), a partir de este 1 de agosto. Y    se transporte hasta la población de Ròtova (la Safor). Lo que se traducirá en recorrer más de miles de kilómetros para los camiones que transportan la basura, (aunque al parecer ese dato contra el medio ambiente no lo valoró el juez de turno) y  que obviamente obligara a la empresa que realiza el servicio en la Vall, Recisa, a exigirle, al alza, un incremento de contrato, al presidente de la Mancomunitat, quién  inevitablemente trasladara dicho incremento a los ayuntamientos de la Vall, para que estos, a la postre, le endosen el pago del pato a poca ropa, o sea a la ciudadanía.

    El papel del presidente de la Mancomunitat en este embrollo es la mar de peliagudo, con los fallos judiciales colocándolo en el paredón de forma personal, mientras en su partido, el PP, reina la sospecha, la alevosía o la temeridad, “si mes no”. Con  una consellera de infraestructuras que muestra un perfil, cuando menos, ineficaz, o alcaldes de los suyos, descosiendo de noche lo que Puchades hila de dia, caso del de Aielo de Malferit, J. L. Juan Pinter, quién pérfidamente lleva dos años sin abonarle las cuotas de la basura. Mientras que los consellers progresistas se cuidan de respaldar políticamente a un presidente con los colores azules del PP.

    Como sea que Puchades ya ha anunciado que en la próxima primavera abandona este  mar de sargazos políticos y se retira a sus aposentos domésticos, la jugada maestra que este  podría propiciar, asqueado de tanta suma de intereses turbios, es la de presentar su dimisión del cargo, con lo que este asunto cobraría nuevas miras. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook