Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 15
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EN QUE PIERDEN EL TIEMPO

     “Ontinyent donarà major protagonisme als veïns i veïnes en el seu nou Consell de Participació Ciutadana...”, con esta guisa se descolgaba la semana pasada el gobierno municipal de Ontinyent, a través de un comunicado, presentando dicha idea a modo de la panacea que acabe con todos, o casi, los muchos males que acechan a la ciudad. Pero no, pisemos tierra y asomemos la sensatez, ya que propuestas como la del “consells sobre consells”, solo se sustancian en zarandajas para marear la perdiz, pero a la postre de dudosa eficacia y de improbables resultados.  Sobre   todo porque ante el nuevo ciclo histórico, también la administración local, precisa de nuevos chips. De repente son tantos los usos, rangos y formas que han que dado obsoletos que compete evolucionar. “De paraules  solemnes ja en tenim prou”, y con la de urgencias que hay que atender en la uvi  de la ciudad, llenarse la boca con lo de la “democracia participativa”,  cuando la institución de referencia y de la que se depende, la Generalitat, está tan cerca de las republicas bananeras, con esos diputados del PP imputados en les Corts, cuya decena está al caer. Por ello que se dejen de artilugios complementarios, digo de los políticos gobernantes locales, cuando los pilares fundamentales tiemblan, y al tajo, que no es poco. Es preciso que cada palo aguante su vela y se responsabilice de sus cometidos. Pero la ante dicha propuesta se empecina en demostrar que, su autor, prefiere dilapidar su tiempo, bien retribuido por las arcas públicas, con inventos “para que trabajen ellos”. Y lo peor es que ante tanta trivialidad el batle consiente.

    Todo lo cual evoca esa máxima que suele escucharse al cabo de las calles ontinyentinas, según la cual nos encontraríamos frente al consabido “garbellar  aigua”. En consecuencia cabe preguntarse ¿Estos asuntos son lo prioritario del gobierno de Jorge Rodríguez?, obviamente no. Los asuntos que apremian, no son para jactancias, y además tampoco se abordan con la premura necesaria, a veces, caso de las tareas de trabajo del funcionario municipal, cuya última acometida se realizó, no sin polémicas interesadas, hace casi 20 año. Mientras un búnker municipal, como la oficina técnica, cuenta con el mismo cuadro de actores que antes de la explosión de la burbuja del ladrillo. Pero en relación a afrontar el rendimiento de estos y otros funcionarios, nadie en el equipo de mando toma medidas urgentes. Veremos hasta cuando resisten.

    Y mientras unos parecen andar sobrados de tiempo otros semejan ni olerlo, y si no ¿Cómo puede ser  que la antes tan dinámica y, aparentemente, abierta, que parecía multiplicarse parra todo, como acontecía con la regidora de obras y urbanismo, Rebeca Torró, ahora no puede ni atender por  teléfono a un ciudadano?, según se exponía en un semanario local, quién a modo de punta de iceberg, con su misiva, viene a representar a una pila ciudadana afectada, igualmente, por unas actuaciones municipales en el camí de Santa Ana, cuya ejecución, al menos sobre el terreno está dando mucha tela que debatir.

    Volviendo al nuevo tiempo, en algún momento el gobierno municipal ontinyentí deberá empezar a romper formatos del pasado y principiar a sintonizar con la nueva etapa, porque independientemente de los que haga M. Rajoy en todas las Españas, de cara al resto de Europa, aquí y ahora está emergiendo un nuevo municipalismo, forjado por la coyuntura del último quinquenio, que va a requerir de sabias y artesanales manos que moldee con equilibrio su futurible porvenir.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook