Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 01
    Abril
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    equilibrios judiciales

    La vida del ciudadano ontinyentí Ramón Cerdà semeja, y salvando las distancias, a la del Ciudadano Kane, el de la prestigiosa película de Orson Wells. Con las debidas diferencias, ambos estaban subidos al tren de la abundancia. Pero mientras el   americano centró su vida en el periodismo y su manipulación, el de Ontinyent, al menos desde 2009, según  manifestaba en una entrevista a Radio Sant Vicenç, se centra en la escritura de novelas, mayormente  de ficción o manuales de auto ayuda contra la malvada Hacienda pública. Pero también, ay, a la venta de sociedades urgentes.

    En las últimas semanas este diario y otros medios se hacían eco tanto de una condena por fraude contra Cerdà, de 10 años de prisión y una multa (“por participar en el desvío de 3,2 millones de euros”), así como de la petición fiscal de otros 14 años de cárcel. Atendiendo al stock bibliográfico, publicado por R. Cerdá, diríase que es un prolífico escritor. Pero mirando su catalogo de empresas fundadas y revendidas, unas 10.000, se colige que es un inagotable emprendedor. Si a todo ello se une su declarada gran capacidad lectora (entre 150 y 180 libros anuales), más de uno se preguntara ¿Y este hombre cuando duerme? A lo que hay  que sumar la imprenta desde la que imprime y edita (El fantasma de los sueños), tanto de la producción propia como la de otros autores, caso de la “Antologia poética” del ontinyentí David Mira.

    Ramón Cerdà como buen abogado que se precie (si bien sus actividades laborales parecen centrarse en la escritura y en la venta de sociedades urgentes), y seguramente llevado  por su fecundo imaginario, en la época de la gran corrupción española, en la que el PP campaba a sus anchas, allá donde ostentaba mayorías absolutas, empezó a urdir una vasta tela de araña o red de empresas dormidas, con las que hacer caja, sacando una tajada jugosa que, a la postre, resultaron  el eslabón  necesario sobre el que pusieron sus ojos los cabecillas de tramas corruptas como Nóos, Taula o Gowex. El paso siguiente fue su venta, tras su constitución. Al parecer, R. Cerdá, habría obtenido pingues beneficios por dichas transacciones. Erigiéndose, mal que le pese, en el cómplice necesario de los corruptos, por mucho que Cerdà esgrima que solo el 1 %, de las sociedades urgentes, iban a parar a esas tramas de corrupción. Motivo por el cual, en el transcurso de los últimos años, siempre que las investigaciones judiciales empezaban a ahondar y arrojar luz sobre el tejido delictivo de las tramas, de forma omnipresente saltaba el nombre de alguna sociedad vendida por Ramón Cerdà. Y mientras las investigaciones iban ligando cabos, y empezaban a realizarse sonados juicios, con división de opiniones en los veredictos, todo sea dicho, el autor ontinyentí de “Hacienda nos roba”, se debió aplicar la máxima de “quién roba a  un ladrón, tiene cien años de perdón”. Pero la situación es tozuda y los últimos latigazos judiciales en su contra, lo deben haber bajado de su fantástica nube. Al menos esa sensación transmitía, transformada en prudencia, en la nota de prensa que  publicó el pasado 16 de marzo.

    Nadie es perfecto, como gustaba sentenciar al director de cine Billy Wilder. Así que el   de Ontinyent, acostumbrado a transitar por el filo de la navaja, entre lo legal y lo ilegal, fruto de sus conocimientos legislativos y profesionales (aunque se desprende que poco cultivados), ahora afronta acusaciones y sentencias de órdago. Y aunque le asiste el derecho a la presunción de inocencia, su próximo libro de auto ayuda podría ir ligado a la pericia y capacidad que demuestre en su autodefensa. Pues como escribía Cerdà en su blog: “Creo que la defensa hay que realizarla en los tribunales y no en los medios de comunicación. Al menos en los momentos en los que la vía judicial está todavía abierta y nada es definitivo, ni nada es lo que pueda parecer”. Veremos que  dice la justicia al final.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook