Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 12
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ES LA HORA DE LA VERDAD PARA EL NUEVO GOBIERNO

     Si el gobierno municipal de Ontinyent quiere acrecentar su credibilidad, de buen gestor, con capacidad para pisar tierra y estar al cabo de la calle, por de  pronto, deberá dejar de esgrimir el estéril latiguillo de “la herencia recibida”, a modo de invocación que les exima y perdone todos los posibles  pecados, aunque sean veniales y por ende anden sobrados de razones. El tiempo vuela, y sino que les pregunten a los ediles que mas mandan, como les va, ya que no dan abasto a sus agendas, expedientes, correos, etc.

    Por ello, al mirar la cruda realidad ontinyentina,  anunciar, como lo hacía Josep A. Francés, a primeros de semana, acerca de una disminución  del 10% en el presupuesto que se intenta cuadrar a martillazos, no debe ser motivo de auto satisfacción. Máxime cuando, frente a la  notoria disminución de ingresos, se detectan excesivos titubeos y medias tintas en el capitulo de atajar gastos, cuando desde instancias europeas, que son las que ahora dicen cual hay que tocar, se está abogando por el “rigor presupuestario”. Y como muestra el botón televisivo, ya que después de jactarse por activa y por pasiva acerca de la supresión de la TVO, digo del gobierno municipal, ahora empiezan con derramas, con coste desconocido, para retransmitir por televisión actos festivos, caso del “bou”, cuando de ser de interés público, se presupone que debe ser un pingüe negocio, como sucede, valga el caso, con las retransmisiones deportivas, en las que las firmas comerciales se vuelcan en patrocinios, y no con cargo al famélico bolsillo público.

    Los nuevos mandatarios ontinyentins se enfrentan a un reto incontestable, el que parte del axiomático enunciado que dice que la política es un arte. Así que a socialistas y a los de Compromís, asesor remunerado incluido, no les queda mas remedio que arremangarse y, seguramente, a partir de recetas tradicionales, de constatada solvencia, aplicarse y reinventarse en la aplicación de formulas de gestión  que cuadren al aplicarles la prueba del nueve.

    Son tiempos convulsos, en los que la incertidumbre emana hasta desde la mismísima cúspide de la UE. Lo que no dispensa al gobierno ontinyentí para que no se afane en la pericia presupuestaria.  Porque si como señalaba J. A. Francés “Lina Insa (PP) suscribió un crédito en 2008 que el nuevo equipo de gobierno pagará a lo largo de 2012”, en este diario mas otras numerosas temeridades, también es cierto que, dichos representantes, cuando concurrieron a los comicios del pasado mes de mayo, eran bastante conocedores de los “desficacis” perpetrados, y por tanto se postularon como alternativa, para resolver en la ciudad tanto entuerto sembrado por el gobierno del PP.  Es decir  que ahora, en ningún caso, pueden esgrimir aquello de la ignorancia. Ahora andan investidos de la suma responsabilidad de dar prestigio a la apuesta por el “cambio”, que mayoritariamente depositó en ellos el electorado ontinyentí en las urnas.

    Una solvencia que pasa por arbitrar fórmulas numéricas que desatasquen, dinamicen  y cuadren, que no es moco de pavo navideño precisamente, el presupuesto para 2012. 

    LA POSDATA

    Las auténticas “cornás” del “bou en corda” ontinyentí, una fiesta lúdica que sigue subiendo en aceptación popular, se registraban lejos de los focos y de los comunicados almibarados, no así en los partes de la policía local. Concretamente en el servicio de urgencias del Hospital de Ontinyent, donde a las urgencias habituales se sumó una tropa de mas de 40 jóvenes, especialmente, afectados por excesos y comas etílicos, que se hacinaban como podían en pasillos y puerta del centro sanitario. Muchos de los ingresos procedían del botellón  organizado en el parking paralelo a la calle Gomis.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook