Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 06
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ESTO ES LO QUE HAY. A ADAPTARSE TOCA

     En los pasados días el gobierno del ayuntamiento de Ontinyent ha dado a conocer dos informaciones. En una se dice que “El deute heretat obligarà a l’ajuntament a pagar 300.000 euros al mes en préstecs”. En la segunda, aprobada mayoritariamente en el pleno municipal, se anuncia que el Consistorio “impulsa el Consell Econòmic i Social com a nova eina de promoció econòmica per a la ciutat”.

    Los dos titulares, inopinadamente, proclaman el fin de una  era, de un “modus operandi”. En definitiva son conceptos que  resultan obsoletos ante el nuevo orden al que esta dando lugar la crisis que acecha los valores , hasta 2007, del ámbito occidental.

    Es un nuevo tiempo histórico que exige cambio de “chips”, hábitos, etc.

    La dimensión de lo que acontece es real. Exige, empezando por los susodichos gobernantes municipales, ejercicios de clarividencia y de acción coordinada con los nuevos retos. Ya no valen métodos o fórmulas que, hace  solo un quinquenio, servían para agrandar lo que se denominaba sociedad del bienestar.

    Estamos viviendo tiempos convulsos en los que el gobierno ontinyentí debe afrontar con solvencia desafíos que, a priori, hasta lo sobrepasan. Uno de los caminos, sin duda, apuntados por eruditos, va a ser, imperiosamente, si se quiere sobrevivir, el de cambiar la tradición de la industria textilera, cuyos atisbos sobrevivientes no son ni sombra de lo que fue en la segunda mitad del siglo XX, por la denominada del “conocimiento”.

    En esa óptica hay que perseverar. Y de hecho ya se vislumbran pasos esperanzadores, caso del afianzamiento de la enseñanza universitaria en la ciudad. Con todo no es suficiente, ya que las nuevas tecnologías del conocimiento vienen empujando fuerte en el nuevo ecosistema. Sus repercusiones, como vemos en el día a día, se trasladan  a todos los ámbitos sociales.

    En una sociedad que ha derivado en un excesivo individualismo, resulta una buena tarjeta de intenciones el propósito lanzado por los gobernante de Ontinyent, que se ha plasmado en esa suerte de consejo de salvación que es el CES, al promover y  aumentar la participación en el  mismo, mediante su ampliación a la Mancomunitat de Municipis, Caixa Ontinyent, el Servef o la Universitat de Valencia.

    A falta de la praxis y de conocer a fondo sus posibilidades de éxito, resulta esperanzador el  objetivo manifestado por el batle, J. Rodríguez, al señalar “el  viver de idees” como fruto o maná a sustanciar de dicho CES.  Evidentemente el calor institucional es clave en la creación de un clima propiciatorio que regenere formas vivénciales ante los dilemas que plantea el nuevo orden.

    Pero como .no se puede partir de cero, ahí está el lastre que mermará el presupuesto municipal para 2012, como legado de un tiempo que, ahora y aquí, ya ha quedado obsoleto, y que según el edil de hacienda, Josep A. Francés, se cifra en 300.000 euros mensuales, que es la suma que debe abonar el Consistorio en concepto “de amortizaciones correspondientes a préstamos e intereses”. Mucho freno para el mas mínimo despegue. Quiere decirse que el reciclaje o cambio de modelo gestor se impone para resistir en las nuevas circunstancias.

    Seguramente, los del gobierno ontinyentí, tendrán que optar por lecturas, con el fin de arrojar un poco de luz a las tinieblas de gestión actuales, como el libro de Edward Gibbson, “Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook