Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni

josep antoni

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 16
    Marzo
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    HIMNOS

    HIMNOS

    Los himnos, ya sean de una nación, un pueblo oprimido o de una ciudad, suelen lucir en su acta de nacimiento la referencia de ser una partitura centenaria. Ya sean solo musicales o con letra, suelen apelar a los sentimientos y emociones de las gentes a las que representa. Obviamente no envejecen al mismo ritmo las letras que las músicas. De ahí que el himno nacional aglutine a más gentes, por lo general, cuando se entona su música, que no cuando se le dota de letra, como sucedió durante la Dictadura, con la letra que se le encargó al poeta José Mª Peman, o más recientemente con la cursilada de la cantante Marta Sánchez, que al ser aplaudida por políticos como M. Rajoy o A. Rivera, solo sirvió para poner en evidencia el nivel artístico tan ordinario de ambos políticos. Así mismo, como bien decía el cronista de Ontinyent, Alfred Bernabeu, hace un mes en esta edición, a propósito del  centenario del himno de Ontinyent, compuesto por el músico, de origen local, R. Martínez Valls, “la lletra de la composició ha envellit massa”. La autoría era de un tal Luis Fabrellas, y el texto parece obedecer a influencias de la “renaixença valenciana”. Por ello es un contenido a desaparecer, dejando que fluyan las notas musicales del himno, si se quiere una identificación de la mayoría ontinyentina con el himno de M. Valls.

    Ya que, en el transcurso de estos últimos 40 años de democracia municipal, hemos podido asistir, en incontables ocasiones, a que con ocasión de sonar el himno ontinyentí, en  actos de relieve local, muchos ediles o han hecho mutis por el foro o, musitando para sus adentros, aquello de “tierra trágame”, entonaban sapos como “Por la cruz del Redentor se humilló la media luna y cobarde, el moro huyó”. Y es que los sectores más tradicionalistas, o involucionistas de la ciudad, durante cuatro décadas, han aprovechado las situaciones en las que sonaba el himno, para arrastrar con su do de pecho subido, a las autoridades democráticas del momento. Precisamente, y a propósito de su centenario, el gobierno municipal tiene en su mano, no ahondar en el conocimiento del texto entre los jóvenes, como en cierto modo viene a reivindicar A. Bernabeu, sino en suprimirlo de un plumazo (sin meterse en berenjenales de redactar una nueva letra, a la postre salpicado de controversias), y conseguir que toda la ciudadanía lo sintonice. Ontinyent, además de poseer como ciudad un himno oficial, en su haber cuenta con el músico  José M. Gomis, autor del famoso himno de Riego, estrenado en 1820, con motivo del Trienio Liberal, y por tanto a dos años de cumplir su segundo centenario. Fue el himno con el que tanto se identificaban los republicanos españoles. El mismo himno de Gomis que ha sido cantado e interpretado por nombres como Miguel Fleta, José A. Labordeta, Joan M. Serrat, Los Canallas o Ska-P. Aunque la interpretación más sonada, en tiempos recientes, fue la de trompeta de James Morrison, que se hizo el año 2003 en Australia, para rendirle homenaje al equipo español, en la apertura de la final de la copa Davis de tenis. En cuyo equipo destacó también un ontinyentí, Juan Carlos Ferrero. Obviamente después se deshizo el entuerto del himno, pero el video aún anda por Youtube (cerca de 200.000 visionados).

    Si de himnos patrióticos hablamos, ahí están la Marsellesa en Francia, que tiene su origen en la revolución francesa de 1789. Una suerte que no tuvo España con el himno compuesto por Gomis. También acontece que, algunos países, son identificados mas por cantos populares, como el “bella ciao”, de Italia, el “grandola vila morena”, en Portugal, o esas canciones de aquí, del tardo-franquismo, como “l’estaca” de Lluís Llach o “al vent” de Raimon, etc.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook