Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 04
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La histórica agonía de las comunicaciones en la Vall

    El tema de las comunicaciones de la Vall d’Albaida ha sido siempre un asunto de agravios y oprobios. Obviamente por el desdén sufrido por la comarca en  esta cuestión desde el siglo pasado, por parte de los gobiernos autonómicos y de la nación. Como resultado nunca se ha resuelto con acierto ni eficacia. Y eso que incluso hubo proyectos por aire, cuando en este País ataban los perros con longanizas.

    En mis más de 30 años ejerciendo tareas periodísticas he visto de todo desde la atalaya del Benicadell, donde se otea con meridiana visión el devenir de estas tierras blancas.

    Así refrescando la memoria vemos que ya en la década prodigiosa de la movida, los 80, Ontinyent, con hegemonía de gobiernos socialistas en las Españas, se tragaba un sapo, con sabor a hiel económica, a través de una empresa nacional, RENFE, que en  aras de apretarle el cinturón del gasto al Estado, en una decisión contradictoria que arrojaba mas sombras que luces, optan por suprimir la estación de mercancías por ferrocarril de Ontinyent. Fue el primer “recorte” sufrido por los ontinyentins cuando la democracia aún vestía pantalón corto. Tras mucha polémica y reivindicaciones estériles, los empresarios textiles, con el batallador José Niñerola al frente, deciden construir, en las proximidades de la estación, el denominado deposito aduanero, de corta vida y peores resultados económicos, hasta su cierre, en un tiempo en el que cada año que pasaba decrecía la producción. Y por no rememorar aquel agravió histórico cuando el proyecto de la vía férrea de Xàtiva a Madrid, que debía recorrer parte de la Vall, saliendo por los Alforins, según el proyecto inicial, pero fue modificado por el que cruza la Costera.

    Por aquel tiempo en que, a ritmo de “bailando”, Alaska y los Pegamoides le ponían sintonía a la noche, el fantasma cíclico del cierre de la línea férrea Xàtiva-Alcoi ya empezó a dar sustos a los de a pie, nunca mejor dicho.

    Con el auge del vehículo particular, la línea de autobuses el Zurdo que cubría gran parte de la comarca, entre Ontinyent y Gandía,  muy usada en la década de los 60 para ir y regresar a  la playa, al entrar en números rojos decidió finalizar el servicio.

    Por carretera, aún con Lerma como presidente de la Generalitat, se construyó e inauguró el añorado túnel de l’Olleria, reivindicado desde hacía un siglo. Fue como una salida al mundo. Inauditamente pocos años después, tras el acceso al gobierno de la Generalitat, el iniciador de la ruina de los valencianos, E. Zaplana, en el papel de Xavi “capità moro”, mandaba construir un segundo túnel en paralelo, con el fin de construir una autovía que uniese la de Valencia-Albacete con Alacant por el interior, recorriendo la Vall de norte a sur, o sea una carambola geográfica, sin intencionalidad política.

    Por eso mismo llovía sobre mojado cuando la semana pasada este diario informaba que: “La supresión del bus Gandía -Alcoi deja la Vall sin conexión con ambas ciudades”. Gracias sean dadas a la consellera, sin escrúpulos, Isabel Bonig, responsable de haberle cerrado al servicio, la válvula de oxigeno que lo mantenía con vida. Y es que, en los días de vino y rosas del PP valenciano, hasta programaron una autovía entre Gandía y l’Olleria, con el fin de facilitarles el acceso a las playas de la Safor a los madrileños, (el beneficio a los de la Vall, como siempre, era de carambola), aunque al final solo se construyó el tramo Gandía -Terrateig, dejando el resto en una peligrosa vía única de doble dirección, que ya acumula una pila de finados por accidentes.

    Ahora es el diputado de EU Lluís Torró quién alerta  que la línea Xàtiva-Ontinyent-Alcoi “pende de un hilo”, o el diputado Ricardo Sixto anuncia la presentación de enmiendas, como “una prioridad”, pero que solo vienen a redundar en su larga agonía.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook