Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 19
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA IMPUNIDAD, PATENTE DE CORSO

     Esta semana nos desayunábamos con un nuevo episodio del intermitente culebrón que atañe a la piscina cubierta de Ontinyent. Esta vez el guión versaba, emulando a uno de sus padrinos de aterrizaje, Filiberto Tortosa del PP, de la tocata y fuga de la empresa que ha gestionado dicha instalación municipal, desde que el gobierno del tándem Insa-Tortosa y la Maria Abad como jefa de máquinas, tuvieron a bien, hace mas de un trienio, depositar en ellos todas sus complacencias, o sea en Brakesport. Un tiempo durante el cual le han provocado a las arcas municipales un agujero de mas de 300.000 euros. Eso si con el consentimiento del equipo de la Abad, que se suponía velaba por los intereses de todos los ontinyentins, recaudando anualmente lo que les tocaba aportar por hacer negocio en dicha gestión. Pero ¡ni un euro, oiga!, mientras la Abad y cia distraían el personal con trilladas melodías, cuando no era la crisis de Supertramp, digo de Zapatero, la culpa era del cha cha cha de Gabinete Caligari, y así terminaron la carrera, obviamente suspendidos por la democracia popular local.

    Tras los comicios de 2011, el nuevo gobierno de J. Rodríguez le encomendó a Pepe Pla, entre otras competencias, la de la piscina cubierta, donde nada mas escarbar en su gestión, se dio de bruces con el agujero de marras.  Tras los pasos previos, a base de conversaciones y negociaciones, no se llegó a ninguna fumata blanca. El paso siguiente fue convocar otro concurso para gestionar la piscina cubierta, pero el mal fario se ciñe sobre el asunto, por lo que la empresa adjudicataria, tras emprender el vuelo, no llegó a lanzarse para el aterrizaje, dejando al gobierno ontinyentí con el culo al aire. Ante las evidencias, y en aras de seguir con el servicio, que tanto afecta a empleados como usuarios, el gobierno municipal intenta que Brakesport prolongue su concesión por unos meses, hasta encontrarle sustituto, con el fin  de evitar el cierre, pero dicha empresa, inauditamente, huye que se las pela. Mientras el gobierno de Rodríguez se reúne con los trabajadores y con el fin de salvar los muebles, opta por asumir transitoriamente su gestión.

    Este es un cuento que en un estado de derecho no debería zanjarse sin que se diriman responsabilidades judiciales y penales, que los hechos hayan dado lugar.

    No puede ser que presuntos delitos (por decirlo suave) queden impunes, aunque en este kafkiano País (¿O habría que decir siciliano?) después de la parodia del juicio a F. Camps todo es posible. Por consiguiente es insólito que después de echar a trompicones a la anterior empresa (Altius), se digitalizase a una dudosa empresa que solo se ha dedicado a hacer caja, ¿Quién fue el máximo causante de tal atropello y porqué está eximido de tal responsabilidad?, Este y otros mucho interrogantes abonan la creencia de existir una patente de corso que exonera de culpa a muchos políticos, afectados de  flagrantes delitos.  Ya no hay la división de los tres poderes que predicaba Montesquieu.  La posdata

    Al hilo del comentario anterior se circunscribe la genérica protesta de hartazgo contra la pérdida de derechos, libertades y otras perdidas perpetradas por políticos manirrotos, que han sembrado de ruina el espacio de la mayoría del personal. Para colmo los valencianos seguimos gobernados en este trance por los mismos bomberos pirómanos (PP). Por eso la huelga general del pasado 14 deviene como una muestra de dignidad. Y que, dadas las altas cifras de seguimiento en la Vall d'Albaida, sobre un 85%, estas legitiman a su gente, pese al chantaje intimidatorio que se divisó en empresas concretas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook