Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 04
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA MALOLIENTE BASURA DE LA VALL

     Un fallo judicial, emitido por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Valencia, escenificaba otro capítulo de la serie que desde hace mas de una década se  representa en la comarca, tomando como núcleo los residuos sólidos urbanos de la Vall d’Albaida.

    El testimonio que ha devuelto el serial a la actualidad parte de la sentencia, según la cual, “se desestiman todos los argumentos presentados en 2009 por RECISA (la empresa adjudicataria del servicio de recogida de basuras  en la Vall), contra el pliego de prescripciones técnicas y de cláusulas administrativas de la licitación de obra pública del Consorcio (creado en 2006 y de ámbito supra comarcal)”. Evidentemente hay que estar muy al cabo de la calle, para poder atar todos los cabos sueltos que va dejando, con el paso del tiempo, todo el lío que se cuece alrededor de la recogida y tratamiento de las basuras domiciliaras de la Vall, con toda suerte de nombres propios incluidos en el reparto del guión.

    El representante del Consorcio, tras el veredicto, se coge al “fallo” como a un clavo ardiendo, y esgrime el vilipendiado blasón de “la razón”, para condenar a su  desaparición el plan de minimización de residuos urbanos de la Vall d´Albaida. Cuando, sin ánimo de ser exhaustivos, el plan que aprobó la Mancomunitat, a la entrada del nuevo siglo, hubiese podido devenir en modelo y referencia nacional, si mezquinos intereses políticos y políticas de campanario, no le hubiesen puesto traviesas en las ruedas a su desarrollo. Obviamente los autores de tamaña tropelía ahora se balancean impunemente, pese a la gravedad de unos hechos que están pagando a escote los valldalbaidins.

    Aquella visceral y tendenciosa oposición a la implantación del Pla, en los primeros años del siglo, en aras de tiquis miquis ambientales y otras pérfidas artes, esgrimidas sin avales de rigor, sirven hoy a los intereses de la política que en esta materia ha diseñado el PP desde la Generalitat, y a jueces, como la de la aludida sentencia contra Recisa, que aprovechan aquella circunstancia, la de no desarrollar los fundamentos inherentes al Pla de Minimització, para sentenciar en base a que: “no se ha desarrollado ninguna de las instalaciones previstas inicialmente por lo que no hay ninguna infraestructura con la que se pueda colisionar”.

    Nombres propios a figurar en los rótulos de esta historia, con protagonismo en algunas de las secuencias: L’Olleria, como primer escenario donde se iba a ubicar la planta de residuos , donde se aunaron torpezas de gestión con desmesuras e intoxicaciones del mensaje entre la ciudadanía. La rentabilidad política, “i mes senyora”, que se cobraron políticos con nómina municipal actual, como Manuel Ruizg, en Ontinyent, o Emili Mira    en Otos, entre otros. La empresa FCC, la cual tras perder una pila de pleitos contra la Mancomunitat de la Vall, en aras de adjudicarse el servicio, ahora, parapetada tras el Consorcio, intenta una vez mas hacer caja. El enfrentamiento interno en el PP, que abanderan V. Parra y F. Tortosa, etc.

    De ahí que, a modo de alerta, en el último pleno de la Mancomunitat, el socialista, J. Ferre, increpara al gobierno de F. Tortosa, por la falta de avances del Pla.

    A la vista de lo que acontece en este asunto, las palabras del presidente impulsor del Pla de Minimització, el socialista Joan A. Bodí, pronunciadas hace mas de una década, a la postre podrían ser proféticas y figurar como epitafio del mentado plan: “si no som capaços de ficar en marxa el projecte de gestió  dels residus  sólids, vindra València i ens impossara el seu model”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook