Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 10
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    LA MARCA ONTINYENT: SU UNIVERSITAT

    Ontinyent ha cobrado patente de futuro “en pedra”, con la inauguración, el pasado 30 de marzo, de su sede universitaria. Como una extensión o prolongación de la Universitat de València, la irrupción académica toma cuerpo, recogiendo el legado de una institución cuyos primeros conatos datan de la llegada del rey Jaume I, aunque cuando empieza a adquirir carácter e identidad será cuando la Universitat de València es autorizada por “la Bula del 23 de enero de 1501, firmada por el papa valenciano Alejandro VI, y por el privilegio real de Fernando II el Católico, concedido el 16 de febrero de 1502”, según nos dice su rector, Esteban Morcillo.

    Ontinyent, en tiempos de crisis, económica, de valores, etc., empieza a  reinventarse mediante una apuesta de futuro que no falla, la universidad. Es una constante casi milenaria, cuyo origen data y se ubica en la Bolonia de 1089. Y que fue seguida en el tiempo por las prestigiosas de Paris y Oxford. Ontinyent, como ya a su manera hizo en su día la originalmente Previsora, la única caja de ahorros peninsular que pervive, ha decidido competir por un espacio, un vivero donde crezca y se desarrolle el conocimiento.

    La implantación universitaria ontinyentina viene a representar una actualización y evolución académica, respecto a lo que representó durante muchas décadas del siglo pasado el magisterio y la tradición del colegio la Concepción, por cuyas aulas pasaron centenares de alumnos procedentes de todos los rincones del país.

    No es casual que una de las máximas instituciones valedoras de la Universitat ontinyentina sea su Caixa. Y al igual que dicha entidad, las  propuestas iníciales del Campus ontinyentí  nacen de la humildad, pero sin renunciar a un progresivo desarrollo en todas las áreas y opciones del saber.

    No obstante la inversión pública de la UV, cifrada en 3 millones de euros, implica, en cierto modo, un reto,  al margen de los 3 grados, la cátedra de Innovación Urbana e Internacionalización y de un master de Enología, el de llenar de contenidos, a rebosar, el flamante continente. Un asunto nada fácil, donde deberán conjugarse aspectos como la vanguardia, la investigación, la excelencia de la ciencia o, como aconteció en la Cuba del periodo especial,  inventar.

    Las autoridades municipales han asociado esta inauguración a la reciente distinción de Ontinyent, como "Ciudad de la Ciencia y la Innovación" por el Ministerio de Economía y Competitividad. Es un empeño del gobierno  que preside J. Rodríguez, pero también representa un reto materializar “la apuesta por crear empleo a través de la innovación y el conocimiento como pilares básicos sobre los que forjar su futuro y afrontar los nuevos tiempos”.

    Para las generaciones, tanto de ontinyentins como del resto de valldalbaidins que tradicionalmente han tenido que desafiar una pila de obstáculos para cursar estudios universitarios en otros –ámbitos, la implantación del nuevo edificio, sin llegar a ser la panacea, si que va a significar, tal y como evocó el rector de la UV, “el espíritu de la Universidad de Valencia, apostando por estar presentes en todo el territorio y dando oportunidades a la ciudadanía para formarse y acceder a estudios superiores”.

    Ahora a todos los implicados les toca hacer de la necesidad virtud, logrando que pronto las prudentes palabras del E. Morcillo, en el sentido de “no implantar nuevos grados por los recortes”, queden en papel mojado, al quedar desbordadas por un manifiesto crecimiento. El reto está echado.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook