Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni

josep antoni

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 11
    Abril
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    LA MEJOR NOTICIA DEL AÑO.

     LA MEJOR NOTICIA DEL AÑO.

    Por fin una rueda de prensa justificada del gobierno de Ontinyent, encabezada por    Rebeca Torró, primera teniente de alcalde. Los de Compromís al final desconvocaron la suya, pero pusieron en una nota de prensa, el índice en  la llaga. El que representan los 38 millones de euros, según Compromís, o 29 según el gobierno socialista, exigidos judicialmente por la empresa propietaria, Regebe, reclamando una compensación por los terrenos donde el gobierno del PP quería ubicar el hospital. Y tras cambiar su lugar el nuevo gobierno (Psoe y Compromís) salido de las urnas en 2015. Sea como fuere, la suma de la demanda era de órdago. Por lo que de haber logrado Regebe su codicioso propósito, el ayuntamiento de la ciudad hubiese quedado en bancarrota durante muchos años. Menuda herencia envenenada la que dejó el PP.

    “El TSJ anula la compra de los terrenos donde el PP proyectó el hospital de Ontinyent”, fue el  titular del año, por no decir de los dos mandatos del batle Jorge Rodríguez, en la ciudad. Ya que esta demanda, pese a que, según los técnicos, tenía pocas probabilidades de prosperar, se mantenía como una espada de Damocles sobre la cabeza del gobierno municipal, y por ende sobre la del pagano contribuyente ontinyentí. Por ello cabe congratularse por la sentencia del TSJ. Máxime cuando significa una victoria del interés general, sobre la mayoría empresarial de Regebe Asociados S.L. Y que den gracias, ya que de no haber tenido delante a unos gobernantes justicieros, pero no bélicos, el tiro judicial a Regebe podría haberle salido por la culata, transformando su avaricia en un dispendio exponencial.

    Asimismo el veredicto judicial desnuda la pila de  trolas con las que, con petulancia y desatino, gobernó el PP, el de Lina Insa, Ontinyent entre 2011 y 2015.  Que se resume en una sarta de mentiras trufadas, que  van desde los procedimientos, la falta de informes de un hospital que se iba a levantar a cien metros de la depuradora, pasando por el coste cero de los terrenos, o la ficticia licitación para construir el nuevo hospital, en un solar cuya elección le correspondía a la Consellería, amén del impúdico espectáculo de presentación de la maqueta, amenizada por el imputado, F. Camps.

    UN DILEMA MEDIO AMBIENTAL: EL POU CLAR. A nadie escapa que en los últimos lustros el emblemático Pou Clar, para muchos ontinyentins, ha pasado a convertirse en un fenómeno de masas. Lo que conlleva, muy a  pesar de los amantes de la naturaleza, que se ensucie más de lo debido un paraje tan entrañable. Los más veteranos del lugar aún recuerdan aquellos almuerzos, comidas o meriendas, estuvieran mojados epidérmicamente o no. Antaño se iba al Pou Clar a pie. Incluso en los años 60 hubo un bar cerca del denominado Pou Clar (casi al final de la cuesta de bajada. Pero el gobierno municipal de ahora, en la última sesión plenaria, se hacía eco de una petición asociativa, y ni corto ni perezoso cortaban por lo sano. O lo que es lo mismo, pagaban justos por pecadores. La protección del paraje es plausible, prohibiendo su acceso con comida durante los meses estivales. Aunque para compensar no estaría de más que se estudiase un emplazamiento donde ubicar mesas y sillas, como un merendero al uso, complementado por un kiosco bar que dispense comidas y bebidas frías, en los susodichos meses, al estilo de bares como el de la Glorieta o la piscina de verano. Un concurso de ideas no estaría mal para buscar soluciones.

    P.D. El Festival Diània resucitó con los mejores augurios. Pese al frío, y al acertado emplazamiento, aunque sobró el botellón masivo de los aledaños. Las casi 4.000 personas asistentes avalan la existencia de un nicho y su continuidad.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook