Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 10
    Marzo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea


    Valencia
    Comarcas

    La memoria frente a la desmemoria.

    La  reciente emisión por TV2 de la película “La noche más larga”, dirigida y estrenada en 1991 por José Luís García Sánchez, que pasó casi desapercibida, por razones prolijas de enumerar, fue y es un testimonio más que suficiente acerca de una época, la de los últimos coletazos del dictador sanguinario Franco, a quién no le tembló el pulso, a la hora de firmar sus cinco últimas penas de muerte, pese a que su estado de salud ya era agonizante. Fueron unos hechos que por ámbitos como Ontinyent apenas si fueron conocidos públicamente. En aquel tiempo la política o las discrepancias con los atropellos del dictador circulaban de forma clandestina y minoritaria.  Tras el concierto de agosto en el Patrnato del cantante Raimon, precisamente en 1975. Porqué si salían a la calle y se hacían públicas las protestas, eran reprimidas con contundencia por la policía (los grises). Las ansias de ponerle fin a dicho régimen se pudieron palpar, ya de modo notorio y tangible en Ontinyent, en un abarrotado recinto de patrimonio eclesiástico.

    Quién suscribe acababa de cursar el COU, en el actual Instituto l’Estació de Ontinyent, y he de constatar que pude seguir, semanalmente, creo que con bastante rigor informativo, los acontecimientos que rodearon los últimos fusilamientos del franquismo, a través de  la revista Cambio 16, que dirigía por entonces Juan Tomás de Salas. El derecho a la información no existía aquí, y la mayoría de medios de comunicación ignoraban estos asuntos directamente. Como evocó José Luis García Sánchez, director  de “La noche más larga”, era una película de ficción, rodada en 1990, en la  que se tuvo en cuenta aspectos como “hacer una reflexión sobre lo que sucedió en aquellos días”, del 75, pero sobre todo acerca de un aspecto que cada día que pasa adquiere mayor relevancia: “Las razones de una especie de desmemoria colectiva que a mí me parece especialmente preocupante”. Un aspecto que sigue y recupera la iniciativa emprendida por el ayuntamiento de Ontinyent, la de de programar una semana divulgativa anual, dedicada a evocar y rescatar la memoria histórica. Y sin duda el antedicho film debería ocupar algún sitio en esas futuras programaciones. Porque como cantaba Raimon “T'adones, company,/ que fa ja molts anys/ que ens amaguen la historia/ i ens diuen que no en tenim;/ que la nostra és la d'ells,/ t'adones, amic…”.

    El último coletazo criminal de Franco no atendió ni la petición de clemencia cursada por el propio Papa Pablo VI, pese a sus excesos de rigor religioso y a estar postrado en una cama, dando sus últimas bocanadas de vida.

    Estamos en un tiempo de deriva democrática, ya que el partido que ha gozado de más mayorías absolutas en este país, el PP, ha aplicado políticas de erosión democrática, sin esconder sus simpatías y afinidades con el régimen de Franco. Las hemerotecas rebosan de declaraciones sobre la empatía de dirigentes del PP con el franquismo. Mientras desde el gobierno de Rajoy se han dejado en papel mojado leyes como la de la Memoria Histórica, o promulgando otras de raíz dictatorial como la ley Mordaza.

    El año pasado se estrenó en Ontinyent el documental “Les mamas belgues”,  sobre el hospital militar en esta ciudad, durante la Guerra Civil. Próximamente, gracias a una subvención de la diputación, dirigida a recuperar la memoria histórica, está prevista la exhumación e identificación de los restos  de 13 ontinyentins (que al igual que las 13 rosas madrileñas), fueron fusilados junto a la tapia del cementerio, a finales de 1939, tras un bochornoso  y torticero juicio sumarísimo celebrado, para más inri, el día de “l’entrà” (agosto). Un tema que clama un documental de rigor histórico, para que no se olvide “nuestra” historia y la de los defensores de la democracia.. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook